Reseña: Taste My Sweet Revenge - The Last Sent

Desde mi Mallorca natal llega el esperado primer LP de Taste My Sweet Revenge, una curiosa e interesante banda que os voy a presentar antes de empezar a desgranar su trabajo, The Last Sent.

Taste My Sweet Revenge es una banda que nació en 2013, a raíz de las inquietudes creativas e hiperactivas de Mikel Gómez. Completaron la formación con Miquel Julià (guitarra solista), Danny Maldonado (guitarra rítmica y voces) y Jose Joyas (bajo y voces) y un batería de sesión para algunos conciertos.


Después de un tiempo engrasando la maquinaria, a mediados del 2014 entraron a grabar en los Psychosomatic Recording Studio. A principios de 2015 terminaron la grabación del que supone su album debut, The Last Sent, disco que os presento hoy. Ellos definen el sonido el album como un disco lleno de Groove Metal, introduciendo voces limpias cuando es necesario y con una temática basada en el anime y los videojuegos (frikis que leeis La Poza, ESTE es vuestro disco!). Para rematar, decir que el trabajo ha sido grabado y masterizado de la mano del gran y archiconocido en la isla Miguel A. Riutort (Mega), que ha trabajado para bandas de la talla de Threat Signal, The Agonist, Cryptopsy, Trallery... y por su parte, Mai Visualart, quien ha trabajado con peña como Drewsif Stalin, Ethereal, Fyre o Betraying the Martyrs, se ha encargado tanto del artwork como de la imagen corporativa de la banda, bastante basada en el mundo de los videojuegos.

Hechas las presentaciones, ahora vamos a lo importante, el contenido. Unos guitarreos con aires misteriosos van abriendo el cotarro para presentarnos el tema título, con el que abre este disco. Un tema bastante cañero y con un ritmo muy machacón, que nos advierte de que estos tipos no van de bromas, meten caña de la buena y te lo dejan claro desde el primer momento. "Shinigami Eyes" arranca sin contemplaciones, con un marcado riff que va a hacerte mover la cabeza sin remedio, buena labor en las guitarras en esa intro del tema, en el que Mikel destaca por una voz a lo Randy Blythe total, furioso, a por todas. Me llaman bastante la atención las voces limpias, ya dicen que las han metido con cuidado y no mienten, pues estas no sobran en ningún momento y es una voz ciertamente rasgada, que no resta fuerza a los temas. Va, seguimos, "Demon Inside Me" tiene un arranque más melódico y guitarrero, a mitad de canción se aprecian los sonidos electrónicos con rollete típico de un videojuego ochentero, dando una gran ambientación al tema, dejándolo en uno de mis temas favoritos pese a que no soy un gran amigo de los sonidos electrónicos. "Melting Poles", con un sonido algo más cercano al Metalcore, sonidos de videojuego nos dejan ante la potente "Human Transmutation", más cercana al Groove, con la guinda puesta en ese gran solo de guitarra de Miquel Julià.

Llegamos al ecuador del disco con "The Enemy", de los temas más redondos del disco en mi opinión, con otro gran solo de Miquel, un tema potente pero con buenas dosis de melodía. En "Genkindama"  predominan los sonidos electrónicos, cosa que no me acaba de apañar (será que sale mi vena pureta, me tendréis que disculpar, jejeje). "Captain of the Undead", con riff aplastante, gran labor en la batería y Mikel desgañitándose en otro muy buen tema. "The Days That Have To Come" (bastante veloz y con mucha garra) y "The Withering Of Conciousness", muy cruda y machacona con un final aplastante, nos acercan al final con "It Dies in Me", el tema más largo del disco (algo más de 7 minutos) en el que se resume un poco lo que ofrecen en su propuesta Taste My Sweet Revenge y que cierra este primer ataque de la banda.


Total, una propuesta fresca y ciertamente original la de Taste My Sweet Revenge, mezclando influencias del Groove Metal y los sonidos más modernos del Metal con música electrónica bien acoplada para ambientar esos temas. Los mallorquines presentan un disco potente, entretenido y con un sonido muy pulido en el que se aprecia perfectamente la labor de cada músico, que puede ser complicado de digerir para los fans del heavy más clásico, pero incluso estos encontrarán algún tema para ellos en este buen debut de Taste My Sweet Revenge. El viernes podré apreciar que tal se les da el directo en el Resalka Fester y, por supuesto, tendréis la crónica.

Y por cierto, no dejéis de probar el videojuego de la banda (sí, estos tíos tienen su propio videojuego, por si pensábais que iban de farol con lo de la temática.) en http://www.tastemysweetrevenge.com/the-game/

Puedes seguirlos en Facebook, y en su página web.

Comentarios

Publicar un comentario

Twitter