Reseña: Queen Marsa - Queen Marsa.

Por fin, joder. Ya había ganas de tener material de estudio de esta gente, amigos. Tras sorprender a más de uno con su potente y divertido directo, Queen Marsa, una de las formaciones más prometedoras de la escena Rock/Metal balear, por fin presentan su primer trabajo de estudio, grabado en Can Puc Produccions y masterizado por Hay Zeelen, en el que se presentan al mundo con cinco potentes temas que conjugan Hard Rock, Stoner, aires setenteros y dejes noventeros, bien mezclados por las diferentes influencias de cinco tipos de gustos diversos, que han sabido conjugarse perfectamente para darle a su banda, desde un buen principio, un sonido fresco y bastante propio. Este primer trabajo se presenta en forma de EP de cinco temas, poquito más de veinte minutos, como una tapita de aperitivo antes de comer, que sabe de puta madre y te deja ganas de que llegue el plato fuerte. Vamos a acompañarlo con un vermutito porque, amigo, el material que contiene este "Queen Marsa" es para degustarlo con clase.
 
Y qué te puedo contar, colega. Lo primero que destaca del álbum es lo engrasada que suena la maquinaria riffera de Xavi Cárceles y Jaume Rado, con una buena variedad de riffs cañeros y solos bien ensamblados a los temas, todo liderado por la voz de Manuel Pintos, muy setentera y personal, y escudados por una producción que les da un amplio protagonismo, sin apagar el bajo de Toni Coronado y la siempre potente pegada de Joan Bonet (ya conocido en este blog por su trabajo en Nolo). Adentrándonos en el disco, sin intros ni nada, nos asalta el single Cyclop, tema bailongo que ya sirvió como primera muestra en su videoclip y que deja paso a una de mis favoritas del repertorio de la banda, Pretty Witch, que ya me la sé de escucharla en directo y que es donde lo comentado de los riffs luce más, con un trabajo tremendo de las guitarras durante todo el tema. Por su parte, Ashes Of Pompey se muestra como la más elaborada, con ciertos aires alternativo/grungescos dentro de un tema con una atmósfera muy envolvente y unos cambios de intensidad bien logrados. Un temazo, sin duda, que nos deja ante la dupla final, con la Hard Rockera Blood Eagle, que va variando su energía constantemente para mantener la atención del oyente sin hacerse previsible, y, finalmente, Bite My Soul, un clásico en sus directos previos al lanzamiento del disco, que se te queda grabado en el jeto por culpa de su hipnótico riff inicial.



Queen Marsa, amigos, cinco tipos jóvenes, con hambre, con ambición, con un sonido propio y que, por encima de todo, se lo pasan de puta madre y disfrutan con lo que hacen, basta verles las caras cuando están sobre el escenario para darse cuenta de ello. Esa es su esencia y es lo que no deben perder nunca, disfrutar con lo que hacen, manteniendo los pies en el suelo y la cabeza firme, puesto que lo tienen prácticamente todo para conseguir cosas muy interesantes enseguida que puedan salir a la península a mostrar su magnífico directo. Este primer EP, cuyos temas ya casi conocía de verlos sobre las tablas, es una magnífica primera muestra del poderío que tienen y estoy convencido de que dará mucho que hablar.

Comentarios