Los 8 del año de Mena.

8. TWO PATHS (ENSIFERUM)


Ajatomassa Unesta se trata de una introducción que abre este disco de forma asombrosa, para después romper con For Those About To Fight For Metal con punteos de guitarras trepidantes y un estremecedor arreglo sinfónico. Los guturales de Lindroos son enrabietados ante las tremendas y épicas melodías. Way Of The Warrior suena muy Ensiferum, siendo un buen rompe-moldes con bastante groove, cuyo estribillo tiene una gran viveza gracias a sus coros y raíces folk. Posteriormente, el tema título es algo más pausado, donde predomina la voz limpia sobre la gutural. King Of Storms es otra de las mejores canciones del álbum, sonando más viking metal y agresiva. El siguiente tema, Feast With Valkyries, lo protagoniza Netta Skog vocalmente, pero contiene un estribillo de lo más coreable.

Por otra parte, Hail To The Victor nos anuncia de manera lenta y épica el final del álbum. A continuación, el outro de guitarra acústica, acordeón y voz femenina llamado Unettomaan Aikaan, da un buen cierre al disco.

7. THE GRINDING WHEEL (OVERKILL)


El nuevo trabajo de Overkill no decepciona para nada, mantiene su sonido característico y, pese a no ser su mejor disco, tiene superado un nivel mínimo de exigencia, algo de agradecer en su extensa carrera y que a esas alturas no es fácil de realizar. El álbum comienza sacudiéndote la cabeza con Mean, Green, Killing Machine gracias a sus riffs trepidantes y Bobby ‘Blitz’ desprendiendo energía con su chirriante voz, siguiéndola la contundente Goddamn Trouble que continúa reventándote el cráneo. Son dos temas que suenan a Overkill en estado puro, cuyas funciones en el directo están aseguradas y abren muy bien el disco, mejor que echarte un cubo de agua en la cara para despertarte. Our Finest Hour, Shine On y The Long Road son buenos tracks con algún que otro riff de thrash ochentero y alguna parte más melódica. 

Una canción más destacada por su peculiaridad es Come Heavy, la cual suena con un groove más que disfrutable, sumergiéndote en un placentero headbanging. De repente suena vigorosamente unos riffs afilados que te lesionarán el cuello, Red White And Blue desata un thrash colérico con una batería vivaz y con potencia a raudales. The Wheel prosigue con un ritmo dinámico, dando lugar al tema título, un track especial de larga duración que se diferencia por esa aura épica que lo envuelve.

6. WILL TO POWER (ARCH ENEMY)


Will To Power es un disco aprovechable pese a no gustarme tanto como su antecesor War Eternal, pero es un buen álbum en el cual Alissa se integra más en la banda, la cual ha escrito varias letras. Tras la introducción instrumental Set Flame To The Night, descarga un terremoto titulado The Race, una canción de una estructura que hace mucho tiempo que no escucho en Arch Enemy. Este temazo empieza y acaba machacador y vigoroso, no le busques estribillo, sumérgete en ese riff tan intenso y ten cuidado de no hacerte daño en el cuello. Este track es mi favorito junto a The World Is Yours, que suena potente y con un estribillo melodioso como los de los últimos discos, convirtiéndose en un himno de la banda. Me encanta la melodía que suena antes de la parte de piano donde susurra Alissa.

Por otro lado tenemos The Eagle Flies Alone, conservando el sonido característico de los suecos en unos matices más melancólicos. Murder Scene es un buen cañonazo desbocado que da lugar a First Day In Hell, la cual te teletransporta a un lugar oscuro e infernal con esas siniestras guitarras y la asombrosa voz gutural de la canadiense. Las épicas My Shadow And I y A Fight I Must Win dan el cierre al disco con satisfacción.

En último lugar indicar que este es el primer álbum de Jeff Loomis con Arch Enemy y ha hecho un gran trabajo en los solos de guitarra. Me gustaría que en un futuro compusiera riffs adecuados para el sonido de la banda y encajen con los de Michael Amott para que nos aporten algo nuevo y bueno.

5. YOU ARE WE (WHILE SHE SLEEPS)


El tema título You We Are arranca tras una introducción como una apisonadora, se oyen riffs descargando brutalidad acompañados con melodía, desembocando en un estribillo muy destacado de este disco. La bestialidad sigue con Steal The Sun, con guturales alternados con voces limpias, y luego con Feel que va rompiendo con potencia con unas voces muy melodiosas. Empire Of Silence continúa con un comienzo más coreable y suena con una base instrumental más melódica, bajando el ritmo frenético que teníamos antes. Posteriormente me sorprende la estructura musical de Wide Awake, lo mismo suena más frío que de repente te inyecta una sobredosis de adrenalina, la verdad es una canción curiosa por su variedad y de mis favoritas. El temazo Silence Speaks conserva el alto valor que lleva esta grabación con esa rápida batería y esas guitarras desenfrenadas, siguiéndole la muy coreable Settle Down Society.

Por otro lado, Hurricane tiene un título que le hace justicia, pues posee riffs veloces como un tornado, y destaco también la melodía principal que es de las mejores para mí. Cuidado ahora que las paredes se caen con Revolt, no digo más, asegúrate de reforzarlas con vigas de hormigón, esto sí que es puro metal extremo. Por último, Civil Isolation e In Another Now confirman que tenemos que darle la enhorabuena a While She Sleeps.

4. DEIWOS (CELTIBEERIAN)


From Deep Waters es una introducción oscura a este magnífico disco de folk metal. Posteriormente el tema título suena potente, con melodías celtas que no tienen que envidiar a las de la banda Eluveitie. Amo el trabajo vocal de Patricia San Martín, así como esa preciosa parte de violín antes del último estribillo. A continuación suena Devotio, directo y ligero con Gus liderando la voz, para luego escuchar la sorprendente The Wolf I Am, apoteósico es la palabra que define a este tema (mi favorito del álbum), convirtiéndose en un himno de esta gran banda nacional. The Shadow Of The Lynx es un track instrumental y breve que da paso a la alegre Fear My Beard y luego a la enigmática The Reborn. Ya podemos destacar que Patricia está teniendo gran protagonismo a nivel vocal, cantando algunos temas enteros, aportando así al grupo un enfoque más melódico en sus composiciones y que les hace subir de nivel en cuanto a calidad musical. Tras la rápida The Harvest Song y la escueta instrumental y acústica Navigium Isidis es turno de Puellae Gaditanae, caracterizada por su toque exótico y festivalero. Las geniales y celtíberas Life Goes On y Txoria Txori nos llevan al corte más heavy titulado Looking For Beer, llegando casi al final del disco. Otra instrumental denominada Gallaecia y el outro The Spirit Of Our Inner Nature concluyen un álbum consistente y estratosférico, gracias Celtibeerian por esta joya.
 

3. THE FOREST SEASONS (WINTERSUN)



Ya era hora de que Wintersun nos trajera su tercer disco tras 5 años, realmente espero que gracias al crowdfunding que realizaron nos traigan más álbumes con mayor frecuencia porque en esta densa obra demuestran que hay mucha creatividad que demostrar. Antes de comentarla decir que esta vez se sumergen en una mayor progresión y duración en cada canción, 12 o 14 minutos cada uno que requieren muchas escuchas para digerir y disfrutar cada vez más su contenido hasta el último matiz. Inspirado el título en Las Cuatro Estaciones de Vivaldi, la banda finlandesa nos expresa en 4 temas cada estación del año que se puede sentir no solo a través de las letras sino a través de la música.

Awaken from the Dark Slumber (Spring) comienza con preciosas y oscuras melodías oyéndose una rapaz nocturna, dando paso de repente a una atmósfera siniestra y potente, mostrándonos unos Wintersun acercándose al terreno del black metal por primera vez. Jari Mäenpää se luce con unos guturales bestiales durante el desarrollo de este tema, pero lo que más me gusta es el epiquísimo último estribillo a voz limpia con coros celebrando la llegada de la primavera, acompañado por esas melodías de guitarra tan trabajadas.

The Forest That Weeps (Summer) empieza con una introducción acústica y el sonido de un arroyo relajante y el riff que le sigue va acompañado con un sonido de sintetizadores estremecedor. Posteriormente, suena el que es para mí y seguro que para muchos el estribillo más épico del álbum que te dan ganas de gritarlo, pero lástima que un servidor no puede cantarlo en ese tono tan alto que lo hace tan apoteósico. Más tarde hay una larga parte instrumental muy disfrutable que desemboca en unos coros de alto nivel recitando el estribillazo. En fin, se trata de uno de los mejores temas de este álbum y quizás de su discografía.

El verano se ha acabado, el cielo se oscurece... Eternal Darkness (Autumn) me ha resultado el track más denso y difícil de digerir, se mantiene tenebroso durante todo su progreso, con notables influencias del black metal. No veas esa batería tan bruta que debe provocar artritis de tobillos y muñecas, increíble trabajo de Kai Hahto. El final de la canción suena apocalíptico, anunciando el principio del fin, pues el frío más extremo se acerca…

Otros de mis temas favoritos llega ahora, con un tempo más lento, el invierno llega melancólico con Loneliness (Winter). Me encanta como suena la voz tanto gutural como limpia de Jari a través de esas melodías que te transportan a un paisaje nevado y lúgubre sin apenas movimiento de vida. Y con esta obra cierra un discazo progresivo que expresa de principio a fin perfectamente la temática de las cuatro estaciones del año.

2. THE SIN AND THE SENTENCE (TRIVIUM)


The Sin and The Sentence abre con el tema título que es sin duda uno de los mejores temas del año, una canción muy completa con una melodía muy épica y unos riffs agresivos que revientan con gusto tu cabeza. Beyond Oblivion mantiene un buen inicio del disco con una letra pegadiza en el estribillo, y exactamente lo mismo digo de Other Worlds. The Heart from your Hate y la apisonadora Betrayer nos van asegurando de que este disco no nos va a defraudar. Continúa The Wretchedness Inside con un groove que mola, siguiéndole Endless Night, Sever The Hand y Beauty in the Sorrow haciendo justicia al álbum. The Revanchist, el tema más largo de esta obra, y Throw into the fire cierran con éxito uno de los mayores tops del metal en este año, del cual no hay ni un tema desechable y por lo que he tenido que nombrarlos todos. Todo metalero y metalera debería darle una oportunidad a esta joya, seas o no seas fan de Trivium.


1. GODS OF VIOLENCE (KREATOR)





Desde que escuché Gods Of Violence supe que iba a ser el disco del año, demasiado nivel para que lo superasen, y así ha sido, Kreator nos ha traído uno de los álbumes más completos y potentes del thrash metal actual. Últimamente Mille Petrozza está componiendo thrash con más melodías, lo cual ya hizo exitosamente en el antecesor Phantom Antichrist, y sin duda lo ha vuelto a hacer manteniendo ese nivelazo pero aportando algo nuevo al mismo tiempo. La introducción Apocalypticon da paso a World War Now, un tema que me sorprendió por el trallazo que desprende, no hay ninguna incertidumbre de que es un despertador eficaz desde la primera nota, por lo que es un comienzo estupendo para recibir un torrente de energía. Satan Is Real es una buena canción a medio tempo con melodías demoníacas, a la cual le sigue el atronador Totalitarian Terror con riffs impetuosos y estribillo melodioso. Ahora es turno del tema título, empezando con un inicio acústico, pero enseguida se te sube la adrenalina cuando suena la mejor melodía del disco y continúa con estrofas agresivas. En cada estribillo es imposible no gritar los pegadizos “We! Shall! Kill!” mientras alzas la mano cornuda, sin duda es uno de los tracks del álbum que mejor funcionará en concierto. Army Of Storms no es ningún tema sobrante, al igual que las épicas Hail To The Hordes y Lion With Eagle Wings. Luego suena un gran homenaje a músicos que nos dejaron como Lemmy Kilmister, Cliff Burton o Bon Scott, Fallen Brother es uno de los temas más melodiosos de la banda aunque con cierta potencia pese a no ser rápida. Por último, Side By Side y Death Becomes My Light cierran con consistencia esta colosal obra de Kreator, la que es para mí la mejor creación musical del 2017.

Comentarios

Twitter