Reseña: Delafuria - Bailando con Atenea.

Volvemos a la actividad reseñil con una buena dosis de optimismo y buen rollo (y una pizca de reivindicación) de la mano de Delafuria, una banda barcelonesa formada en 2014 con el objetivo de dedicarse a reconstruir clásicos del pop, dándoles un aire más rockero y bruto. Con esa premisa, Yeray Sanchez (voz) y Hector R. Montaner (guitarra) grabaron su primer EP y, tras algunos bailes en la formación y algunos malos tragos, Lawrence Lamour (batería) y Andrea Lapponi (bajo) fueron los que finalmente se hicieron cargo de la sección rítmica de la banda, aportando su granito de arena al personal y fresco sonido de la banda. Y es que Delafuria van a su rollo, manejan riffs gruesos, energía y ritmos propios del Funk y el rock alternativo, todo bien conjugado y liderado por la carismática voz de Yeray, que se mueve por donde quiere dentro de los temas que conforman este Bailando con Atenea. 

Variedad y buen rollo es lo que contienen los diez temas que conforman el primer LP de estos barceloneses, sin cerrarse a un estilo y jugando con los estilos mencionados, más una pizca de Groove/Nu Metal americano, todo muy a su manera, logrando destacar un sonido bastante personal y abierto desde su primera entrega. La grabación, mezcla y producción corrió a cargo de Arturo "Art2" Torres en los AB Recording Studio de Tarragona, el mastering es de Giovanni Versari en La Maestá Studio de Tredozio, Italia y el artwork, muy a juego con lo que ofrece la banda, es de Carlos Guindero.

El disco abre con El Tiburón, en la que un riff muy cañero se alterna con unos fraseos más propios del funk en las estrofas, que dejan paso a un estribillo muy efectivo para ir abriendo boca. Le siguen Asalto, vacilona, con clase y de letra picantona, y Atenea, buenrollera como pocas gracias a los bailoteos que se producen entre la guitarra y el bajo, antes de rendir un pequeño y alegre homenaje a Barcelona, su ciudad para después llegar al culmen del buen rollo con Qué Bien Te Sienta Ese Color, que es otra dosis funkera total, aderezada con una letra muy buena y optimista. Durante los temas vamos apreciando unos movimientos instrumentales en los que guitarra, bajo y batería se juntan para formar un ambiente colorido y bienintencionado. A través de todo ello Delafuria expresan directamente su buen rollo, sin ninguna malicia y metiendo buena cera cuando el momento lo requiere.



La segunda mitad del disco arranca con el tema homónimo, Delafuria, en la que engloban todas las cualidades y la esencia de la banda (imagino que de ahí va lo de que el título sea su nombre...). El tema contiene un poco de todo, unas estrofas vacilonas, un estribillo redondo y la voz de un chavalín que le da paso con un rotundo "Cuñao! Delafuria is in da house!"... un tema completo, y es que saben cómo hacerlo bien estos cabrones. Le sigue Insatisfecho, un homenaje a los pequeños placeres de la vida que, sabiendo que pueden ser "veneno para el cuerpo y alimento para el alma", no nos privamos de ellos, ya que de hacerlo... pues esto sería como muy aburrido, colega, yo qué sé. Mundos de Papel, en el que gana protagonismo el sintetizador de Marc Mateu, que ya colabora en otros temas, pero en este en concreto destaca más su presencia, pues le da un aire distinto a un tema que habla de esos sueños que no sabes de dónde vienen y te pasas la mañana dándoles vueltas, pensando "¿Qué coño me habrá pasado por la cabeza mientras dormía como para hacer soñado esa parida?". Para el final del disco quedan Por Fin Es Viernes, muy guitarrera, de ritmo rápido y cañero y que, aunque estoy escribiendo esto un lunes, ya te puedes imaginar de qué va la letra y Dime Tu Nombre, que es otro simpático corte protagonizado por los aires funk que tan bien se le dan a Delafuria.

Y así acaba el repaso a este nuevo disco de Delafuria. Si eres un amante de la cera brutal extrema machacacráneos ultra trve merol igual no es tu disco, pero yo te animo a que te abras una cerveza y te pongas a degustar este primer disco de los barceloneses, que al final es una oda al buen rollo y a la vida, con un aire muy fresco, bastante variado y vivo, ideal para esos días de verano que ya se acercan irremediablemente. Se me hace raro afirmar que es un primer LP, pues el sonido y la producción del disco es tan bueno que no da esa impresión, pero es lo que es. Un buen debut de una banda que, de seguir por esta vía, puede llegar a hacerse un buen nombre.


Comentarios

Twitter