Reseña: Trallery - Spiritless

Por fin tengo entre manos lo nuevo de los mallorquines Trallery. Sin duda, uno de los discos que más esperaba este año y decir que no me ha decepcionado es una minucia. Era evidente que no iban a hacerlo, pero lo gracioso es que encima me han sorprendido totalmente. Spiritless es el segundo LP de la banda formada por Humberto Pol (bajo y voz), Sebas Barceló (batería) y Biel Gayá (guitarra), tres jóvenes musicazos que ya sorprendieron a la escena thrasher nacional con su debut Catalepsy, un muy buen trabajo de thrash ochentero, editado justo después de participar en la Wacken Metal Battle de 2013, tocando en el mítico festival alemán y antes de ganar el Band Contest del Resurrection Fest 2014, dejando un muy buen sabor de boca a los asistentes que los vieron en cualquiera de los dos festivales.

En este nuevo trabajo, la banda mallorquina muestra una enorme evolución en todos los aspectos de su música. Son una banda mucho más madura y consolidada y lo demuestran en un disco en el que se salen de los parámetros típicos del Thrash experimentando con otros sonidos como el progresivo o el Groove, dando cierta variedad a un trabajo que, ya desde su excelente portada, se presenta mucho más sombrío y oscuro de lo que han presentado hasta ahora. Lo mejor del trabajo es que Trallery no se han puesto límites, experimentan con lo que les apetece y, al ser muy buenos en lo suyo, les sale redondo. Spiritless ha sido grabado en Psychosomatic Recording Studio, mezclado y producido por el gran Miguel Angel Riutort (Mega) que, como de costumbre, consigue que el disco suene como un auténtico cañón.



Le damos al play y lo primero que nos encontramos es Spiritless, el tema título, que abre con un riff muy agresivo y aplastante antes de pasar a un estribillo que se queda grabado en tu sesera para todo el día. A mitad de tema bajan revoluciones en un pasaje instrumental más tranquilo en el que el fantástico solo de Biel nos transporta a otro maldito mundo, sencillamente espectacular. Echad un ojo al Lyric video, pues la letra de Spiritless también es para enmarcar. Abominate, un corte más cercano al thrash tradicional con un estribillo muy oscuro y desgarrado, deja paso a la que para mi es una de las principales joyas del disco, Evil Pride, que en el riff inicial y las estrofas se acerca un poco al Groove y posteriormente está plagado de cambios de ritmo. La forma en que el solo de Biel da paso al estribillo final es uno de los momentos que más disfruto del disco. Otra joyita es Scarvenger Crow, una soberbia dosis de tralla, con una estructura juguetona e imprevisible y que, pese a ello, engancha desde su primera escucha. Tras Unknown Confusion, uno de los temas más directos del disco marcado por una vena thrasher total, llega el ecuador del trabajo con Hidden Scar que empieza muy oscura, con Mega aportando la voz en off al arranque de un tema en el que destaca el buen juego de riffs que contiene a lo largo de sus cuatro minutos.

Trallery suenan más maduros y serios que nunca. Múltiples experiencias e influencias adoptadas a lo largo de los años han hecho que Spiritless suene a varios estilos pero siempre con una nota de ese sonido propio que le imprimen Humberto, Sebas y Biel a todo el trabajo. Los tres instrumentos suenan compenetrados, la voz de Humberto ha mejorado una barbaridad respecto al Catalepsy y la producción de Mega, uno de los mejores productores de este país, le hace justicia al disco. Hollow Stare arranca en modo balada pero poco a poco va mutando hasta ganar potencia en el riff que precede a otro enorme solo de Biel. Otro aspecto a destacar en este tema es el registro vocal de Humberto, muy limpio y pulido, nunca visto en Trallery. Antes de Time Is Over, una balada de verdad un poco al estilo de la mítica Fade to Black, abriendo con unas delicadas guitarras acústicas antes de poner los pelos de punta en el estribillo, tenemos Keep Your Eyes Open, un furioso pepinazo de buen thrash sin contemplaciones y Hunt To Kill, que aún se presenta más trallera y directa que la anterior. El disco cierra con The Attraction Remains, un corte de thrash más sencillo, con un pegadizo estribillo bastante melódico. Es de los temas más sencillos presentados en Spiritless y deja un agradable sabor de boca para terminar el disco.



Trallery se han superado, amigos. Este Spiritless es aún más enorme de lo que esperaba (y eso que esperaba mucho de estos chavales). Es un disco en el que no se encierran en tópicos thrashers ni meten pasajes previsibles de esos que se ven venir a los tres segundos de canción. Humberto, Biel y Sebas muestran todas sus inquietudes compositivas en Spiritless para dejar un disco variado e imprevisible en el que no falta ni sobra absolutamente nada. Los tres músicos se muestran a un nivel fantástico a nivel de ejecución y composición y les deja la puerta abierta para poder seguir evilucionando su sonido de cara a sus próximos discos. Este disco debe servirles para, por fin, ganarse un nombre conocido y respetado en la escena nacional, yo de momento me lo guardo para el top del año.

Reseña también publicada en Dioses del Metal.

Comentarios

Twitter