Reseña: Dominium - Abismo.

El camino de una banda en este país no es fácil, amigos de La Poza del nosequecuantos. Mucho curro, poca recompensa, frustraciones, interminables gastos de dinero... y claro, esto te agria el humor. Así están de cabreados los irundarras Dominium, que presentan, en este “Abismo”, 10 cortes plagados de una mala hostia importante. De eso que te levantas a las 6 de la mañana, no queda café, fuera está lloviendo y no tienes paraguas. Así se presenta el cuarto trabajo de estudio de esta veterana banda, con una decena de temas donde predomina el Thrash Metal más agresivo con algún guiño al Hardcore e incluso al Death Metal.



Agresividad y mala uva mostradas a través de afilados riffs, una sección rítmica sólida y una desgarrada voz es la carta de presentación de Dominium y lo plasman en Abismo. La banda está formada por Javi en la batería, Dani e Igor en las guitarras, Luis en la voz y Egoitz en el bajo. El disco fue grabado en los Chan Estudios de Donosti entre los meses de marzo y julio de 2016, es auto-producido y editado a través de Heaven Musik y cuenta con la colaboración de Juan Abarca (Mamá Ladilla, Dixlesia) en el segundo corte.

El disco arranca sin concesiones, Una Vez Más, tema thrashero total, bien influenciado por unos Slayer y con Javi machacando parches y doble bombo a saco, deja claras las intenciones de esos irundarras. Aún más veloz y descarada se presenta Regeneración, con la mencionada colaboración de Juan Abarca, que aporta un dinamismo diferente en el juego de voces junto a Luis. El Thrash sigue siendo el protagonista en los siguientes temas, Abismo, que juega con aires de Death Metal a lo Entombed y la furiosa y desgarrada Moldes de Perdición. Los mismos derroteros que las anteriores, los sigue Portal de Agonía, pero algo más groovera y con la novedad de tener un estribillo más melódico y limpio, que aporta un punto diferente al tema en cuestión.


La producción, bastante sucia, aporta su punto a que el disco suene a 'mala leche old school', que le den por saco a las chorradas. Estamos de mal humor, queremos demostrarlo y eso es lo que más nos importa. Y funciona, hay que decir que de primeras choca, pero a la larga acaba ayudando a entender mejor el mensaje de Dominium. El Lado Más Oscuro de Tu Mente y Marcha Al Silencio muestran la versión más oscura de la propuesta de Dominium, la primera en su desquiciado estribillo y la segunda en ese arranque con pútridos aires Doom que da paso a un tema poderoso, con el doble bombo cabalgando a toda velocidad y Luis mostrando un registro muy desgarrado. El Imperio del Terror, groovero-noventera, da paso a Madarikatuen Herria, Thrash puro en el que el bajo de Egoitz cobra todo el protagonismo además de, como habréis deducido, estar cantada en euskera, un idioma que siempre me ha sonado algo raro en el metal, pero que mola un montón. Cierra el disco En La Espiral, un tema en el que la oscuridad vuelve a predominar, desde su inquietante intro siguiendo por los aires entre Doom y Black melódico que cubren el tema.

No son los más técnicos del lugar ni cuentan con una producción excesivamente pulida, pero lo compensan bastante bien a base de pelotas, algo imprescindible en este mundillo. El disco está hecho para gustar a los amantes del Metal Extremo, sobre todo el de la vieja escuela, con mala uva y actitud agresiva, siendo estas las estrellas de este Abismo. No será el disco del año, pero cunde de sobras para dejarte las cervicales hechas puré durante los 43 minutos que dura.

Comentarios

Twitter