El Fénix sobrevuela Zaragoza

El sábado pasado, 12 de noviembre, tuve el enorme placer de asistir a uno de los eventos más esperados de mi vida: la fantástica fiesta bajo las alas de mi programa favorito de RNE 3, El Vuelo del Fénix. El pájaro de fuego sobrevoló Zaragoza capitaneado, como siempre, por su carismático comandante, Juanma Sánchez, congregando en el Pabellón Municipal de Casetas unas 700 personas.

Pero antes del concierto en el pabellón, pudimos asistir a una fiesta de menor tamaño, aunque de mucho mayor importancia. A las 12 de la mañana en la Biblioteca Municipal de Casetas, con la colaboración de la Asociación de Vecinos de Casetas, Asociación de Músicos de Casetas y El Pozal Producciones, y por supuesto con la presencia de Juanma Sánchez, se inauguró la tercera rockoteca de España, la Rockoteca El Horno. Acudieron unas 50 personas, entre ellas varios niños y niñas, así que el ambiente fue inmejorable.

Gracias al enorme trabajo llevado a cabo por Pilar Garro y su equipo, el espacio reúne más de 600 documentos en diversos formatos, todos relacionados con la música. También hay una pequeña zona de exposición, con objetos como púas, instrumentos, camisetas, etc. donados por los músicos. Desde este blog hacemos un llamamiento a todos nuestros amigos: músicos, bandas, mánagers, para que aporten su granito de arena en la ampliación de la colección, la cual por supuesto es de acceso público. 


Y ya que Casetas tiene una larga tradición musical (vamos, que levantas una piedra y te sale no uno, sino dos o tres músicos), tuvimos el placer de presenciar actuaciones en acústico de cuatro grupos míticos: Tela de araña, Se abre la veda, Bandido y Pedro Botero, con una selección muy cuidada de temas que nos emocionaron mucho, en especial el tema contra la violencia de Género de Pedro Botero, “Esposa o esclava”. El grito que se pegó Nano, el bajista del grupo, fue brutal y dejó los pelos de punta a la mayoría de los asistentes (incluso luego comentábamos con Juanma que apetecía aplaudir mientras duraba el agudo). También cabe destacar el tema dedicado por los miembros de Se abre la veda a Raquel Tenías, detenida tras las Marchas de la Dignidad en Madrid por el simple hecho de haber defendido nuestros derechos en una manifestación. Los grupos recordaron su paso por el Horno de María, el lugar que dio nombre a la rockoteca y contaron varias anécdotas de sus “tiempos mozos”. 

En general: una mañana fantástica, muy emocionante, llena de sonrisas de felicidad y en compañía de gente maravillosa. No pudo haber mejor comienzo del día. Y después por supuesto unas cervecitas y un riquísimo picoteo en el famoso bar El Pozal. Había que cargar las pilas ya que nos esperaba una noche muy larga.





Y ahora sí, amigos, ahora viene el plato fuerte, la fiesta del pájaro de fuego. He de reconocer que mi felicidad el sábado pasado era infinita. Y más, cuando previo susto de que no parecía que fuera a haber mucha asistencia, el Pabellón Municipal de Casetas empezó a llenarse de gente. Acudieron familias completas, cosa que hacía el evento aún más alegre y ameno. Y a esto de las 20,30 sonó la sintonía del Vuelo del Fénix y servidora con la piel de gallina corrió a posicionarse en la primera fila para dar la bienvenida en el escenario a nuestro querido comandante, Juanma, quien inauguró oficialmente la fiesta, dando paso a los tarraconenses La Desbandada. El grupo saltó al escenario al son de Cuerdas y Alambre y desde las primeras notas dejaron claro que lo de “Somos La Desbandada y venimos a hacer un poquito de Rocanrol”, no lo dicen en broma. Aunque sí se equivocan en una cosa: lo que ofrecen no tiene nada de “poquito”. El grupo tiene muchísimo buen rollo, simpatía desbordante y una alegría tocando que es imposible no contagiarse de ella. (La prueba de ello son las fotos, hasta el batería no para de sonreír, cosa no muy fácil de ver habitualmente). También he de reconocer que aunque es un grupo de los que no suelo escuchar mucho, su directo es una pasada y lo recomiendo a todo el mundo. El público estuvo bailando y cantando durante la gran parte de la actuación y el final, con una versión “muy desbandada” de Hay Poco Rock&Roll, ha sido épico. Una hora de concierto bien ejecutado, con muchísima energía positiva y muy divertido (decía Balta, el cantante, que anteriormente le dejaban hablar más y ahora sólo lo puede hacer antes de una de las canciones, igual esto influye jajaja).
Setlist: Cuerdas y Alambre, Lo Siento, Regresar, Humo Entre las Manos, A Oscuras, Demasiado Tarde, Hoy Tengo el Alma del Revés, Mi Guarida, Esta Noche, La Hoguera, Hace Tiempo, Hoy Venimos a Morir, Hay Poco Rock&Roll






Después de los cambios en el escenario y otro pequeño susto (por un momento se fue la luz), pudimos dar la bienvenida a los que son, como dijo Juanma, “profetas en su tierra”, los maños Pedro Botero. Este concierto contó con la mayor asistencia, pero claro: los músicos contaban con la ventaja de tocar en casa. Fue muy emocionante ver varias generaciones de fans debajo del escenario y es difícil decir quién disfrutaba más: los viejos rockeros o sus nietos. El grupo nos ofreció un puñado de sus himnos, cantados por Nano y Rubén, con el acompañamiento de centenares de voces. Muy emotivo el momento de Rosa Negra, dedicada por el bajista a su preciosa mujer y recibida con una ovación especial. Destacable la actuación de Cesarito Royo, aportando toques maidenescos con una maestría indiscutible en la guitarra. Como he dicho, el grupo tocaba en casa y esto se notó durante toda la actuación, la conexión banda – público fue increíble, casi se podía palpar el cariño mutuo entre los fans y el grupo. Un concierto inolvidable. Y el día siguiente en la página de club de fans de Pedro Botero en Facebook pudimos leer “quejas” de los asistentes: “Os ha salido fatal, tenéis que repetirlo”. ¡Ojalá el grupo haga caso a las “reclamaciones”!
Setlist: Lluvia de Alcohol, La Llave del Alba, Sangre, Soledad, Volverás a Escuchar Su Llamada, Rosa Negra, Me Falta el Aire, El Sueño, Castigo, Paranoico, Todo Me Da lo Mismo, Desertor






Cambios en el escenario y seguimos con los ejeanos Tako. Otro grupo que desprendía la felicidad a raudales. Da gusto ver los músicos que disfrutan de lo que hacen y, obviamente, esta actitud tiene una repercusión inmediata en el público. Debajo del escenario había bailoteos y saltos por doquier y hasta servidora terminó brincando, cámara en mano. Los Tako actuaban sin su habitual bajista, sustituido por Raúl Serrano (ex La Fuga) quien fue él que más sonrisas nos dedicó y resultaba difícil no sacarle 543 fotos cada minuto. El grupo alternaba baladas con temas más movidos y el concierto seguía con alguna que otra dedicación especial, destacando Pintahierros dedicada a Trump y los votantes españoles y El Angel Rebelde presentada con un guiño de ojo como posible biografía de Raúl. En la recta final la velocidad aumentaba y fue imposible no admirar a Nacho por su valentía al abalanzarse sobre el público y dejarse llevar sobre los hombros de sus fans hasta la mitad del pabellón. (“Que alto está esto”, reconoció al volver al escenario, esta vez mirando abajo con cierto temor). El concierto terminó con los divertidos Ho Ho Ho, cantados una vez más por centenares de voces.
Setlist: Sin Nacer y Sin Morir, Matasueños, Las Lágrimas de la Fortu, Ayer Hoy Por Siempre, Entre Tinieblas, Palomas de Cartón, No Puedo Respirar, Carpintero de Condenas, Pintahierros, El Angel Rebelde, A Las Puertas, Poeta Nocturno, El Viejo Resina, Trenzas de Arena, El Enterrador, Ho Ho Ho Ho Ho









Llegaba turno de los riojanos Zenobia, grupo que congregó debajo del escenario decenas de fans quienes no pararon de cantar los temas de la banda ni por un momento. Con una puesta en escena bastante sobria, pero interesante (me encantó el muñeco que sentaron con mucho cariño en las escaleras debajo de la batería). Este grupo fue más serio que los demás, con la excepción del cantante, Jorge, quien regalaba sonrisas a diestra y siniestra, provocando con ello que las chicas debajo del escenario enloquecían totalmente. De hecho para mí Jorge fue una estrella indiscutible de la actuación, presentando una forma vocal impresionante y que más que una vez me dejó de piedra. No sé a quién vendió el alma este hombre para cantar así, pero sus agudos no son cosa de humanos, amigos. Y todo esto sin parar de moverse de un lado del escenario al otro. Zenobia es un grupo al que sigo desde hace tiempo gracias al Vuelo del Fènix y Radio3 pero no me esperaba este directazo. Por supuesto los demás músicos también desempeñaron correctamente su labor, con Victor de Andrés haciendo como es habitual el papel de estrella, para mi estrellada al salir al escenario fumando (cosa que considero una falta de respeto hacia todos y todo y no dejaré de repetirlo cada vez que vea semejante actitud), aunque no puedo negar sus cualidades como guitarrista. Como tema destacable mencionaré la balada Ante tus ojos, cantada de forma magistral por el público y la cual incluso provocó algunas lagrimillas entre los asistentes. En general, vimos un concierto que confirma que Zenobia, acompañada por su séquito de fans, puede llegar muy lejos. Terminamos con la entrevista con Juanma y un divertidísimo posado para la foto final, con el muñeco incluido, mimado todo el rato por los miembros de la banda. Me quedé con la duda si el bichillo tiene nombre, pregunté a una fan delas primeras filas, pero no supo decírmelo. Quizás alguno de nuestros lectores puede sacarme de dudas..
Setlist: 100 dardos, Ícaro, Corazón de hielo, Mi alma es tempestad, El sueño de un loco, Ante tus ojos, Borraré tu nombre, Ángel negro, Una de piratas, La tormenta, Lo llevo en la sangre







Y finalmente, amigos, finalmente llegó el momento más esperado por servidora. Después de un día y una noche largos, escasos minutos antes de las tres de la mañana, saltaron al escenario los incansables Crisix. Este grupo es un despliegue de energía y de potencia tan brutal, que resulta casi increíble. Dadas las altas horas de madrugada en el pabellón quedaban quizás unas 200 personas, pero como siempre el público de Crisix resultó ser igual de imparable que sus ídolos, montando pogos, mosh pits y repartiendo hostias como panes debajo del escenario. Esta energía conjunta formada entre grupo y los asistentes provocó que por poco me ponga a jugar a su ya famoso football of death, pero finalmente el temor por la cámara (buena excusa ¿A qué sí?) y por mis viejos huesos (eso sí es verdad, por desgracia), me mantuvo apartada de la locura que se desató con los balones por el medio. Aún así, no paré quieta ni un minuto y alguna de las hostias me alcanzó, cosa que puedo demostrar con mi hombro que actualmente lleva unos bonitos colores entre morado, verde y amarillo. Volviendo al bolo: lo que hacen los Crisix en el escenario es imposible de describir, las palabras como torbellino, tornado, huracán, avalancha, se quedan cortas ante la energía que desprende el grupo. Juli sin parar de sonreír, varias veces preguntaba al público si a estas horas siguen con ganas de fiesta, protestando si la respuesta le parecía demasiado floja, así que nuestras gargantas también fueran obligados al alto rendimiento. Para finalizar os diré que el bolo se me hizo cortísimo, los 10 temas y unos 50 min de actuación parecían ser no más de 20. Impresionante, como siempre, los Crisix. Si todavía existe alguien quien no les había visto, apuntadlo entre los propósitos de Año Nuevo o algo porque no puede haber metalero que se precie y que no había visto a estos cracks en directo.
Setlist: Conspiranoia, Psycho Crisix World, I.Y.F.F, Rise… then rest, Brutal gadget, Bring´em to the pit, Frieza the tyrant, The Great Metal Motherfucker, Ultra Thrash

Tanto entre las actuaciones como al finalizar el festival. Juanma Sánchez aparecía sonriente en el escenario, para entrevistar los músicos y para recitar una larga lista de agradecimientos. Desafortunadamente, como me hallaba siempre en las primeras filas, donde el sonido no es tan nítido como más atrás, no pude enterarme muy bien del contenido de las entrevistas. Pero no temáis, a lo largo de toda esta semana se van a emitir fragmentos de los conciertos en el Vuelo del Fénix, así que no hay excusa para perderse toda la información importante. Si os gusta escuchar la radio online, podéis sintonizar el programa aquí.

Antes de terminar quiero destacar la enorme labor de los técnicos de sonido y el maestro de luces (me ha contado un pajarito que fue David Molina) quien hizo de la iluminación una obra de arte. También cabe destacar el trabajo de todo el equipo de Producciones El Pozal. Ah, y el bocata era riquísimo ;-) 

Comentarios

Twitter