Crítica: Immorgon - And Thus We Raid

Toma ataque vikingo colega, desde la cercana Barcelona nos llega el nuevo trabajo de Immorgon, banda de viking death metal formada en 2012 y que tras algunos cambios de formación debutó en 2014 con un prometedor EP llamado The Everchosen. Ahora, (bueno, en diciembre de 2015) por fin, nos dan a catar su primer LP bajo el título de And Thus We Raid. Un abrasador y poderoso trabajo de 10 temas en el que la mitología nórdica, las leyendas centroeuropeas, la historia antigua e incluso el universo Warhammer están presentes en una mezcla entre el sonido del Viking metal, el Death Melódico y en algunos momentos el Folk metal, dando un trabajo compacto y muy bien trabajado.

Tras esa portada, sencillota pero cargada de encanto con ese barco vikingo que se abre paso entre la niebla, se esconden 10 trallazos importantes. Empezando por Tempest, que nada tiene que ver con el fulano que canta en Europe, un tema denso y poderoso que sirve como presentación de lo que nos ofrecerán Immorgon en este trabajo. Le sigue Svartheme, un tema con gran protagonismo de las guitarras, adornadas con melodías folk muy interesantes y que deja paso a The Crows Have Come, uno de mis temas favoritos del disco. Arranca muy melódica y ofrece varios cambios de ritmo a lo largo de sus 4 minutos y medio, con momentos ultracañeros, un interludio acústico muy bien manejado para ir volviendo a la melodía. Tremenda joyita. God of Blood, potente, aplastante, machacona y con cierto olorcete a Amon Amarth, destaca por la dosis imparable de martillazos por parte de Steavy Marfil (batería). No es la más elaborada del disco, pero ofrece caña burra por un tubo. Y llegamos a la mitad del disco con Death Upon Lindisfarne, el tema más largo del LP. Cerca de siete minutos jodidamente epicorros que abren con una intro melódica que nos introduce de lleno en el ambiente, luego revienta a toda velocidad, coge un ritmo frenético y en algunos momentos aparecen voces melódicas bien encajadas en el tema. Tiene de todo y posiblemente sea mi tema favorito de este And Thus We Raid.

En la segunda mitad del disco nos esperan los tres temas que formaban parte del EP debut de la banda, empezando por el tema título de este, The Everchosen, tema en el que las guitarras vuelven a ser protagonistas, tema dinámico y que gana con respecto al EP, culpa de ello la tiene la buenísima producción de este. Tras este van dos temas nuevos, Waldgeist, machacona y muy riffera, a una velocidad que parece que quieren prender fuego a las guitarras solo con una púa. Tema machacacervicales total, de esos que están pensados para que vayas pidiendo un collarín. Blood Letter, con aura vikinga total y con un registro vocal aún más oscuro por parte de Charlie Trinkhorn, nos deja frente a los otros dos temas que ya aparecían en el EP y que son los encargados de cerrar este primer largo de Immorgon. Einherjar, bailonga, con un ritmo divertido y un buen juego de melodías guitarreras mientras Steavy Marfil machaca los parches deja paso al final del disco, que llega con Eternal Viking, un corte épico y con mucha garra para rematar el disco.

En fin, disco notable de Immorgon con el que dan su primer paso para abrirse un hueco en un género que, aunque no es el más popular, goza de buena salud en el panorama nacional con bandas de auténtico nivel. El primer trabajo de Immorgon es un trabajo potente, denso, épico y con una gran ejecución instrumental. Disco muy disfrutable de una banda con un futuro prometedor. De los mejores discos nacionales de 2015 y, como de costumbre, lo he descubierto tarde. Pero oye, más vale tarde que nunca, así que ahí va. Altamente recomendable.



Formación:
Charlie Trinkhorn. Voces, guitarra.
Axel Jordana. Guitarra, coros.
Joan de Ros. Bajo.
Steavy Marfil. Batería.


Redes sociales:


Comentarios

Publicar un comentario

Twitter