Reseña: Alquimia - Espiritual

Ya tenemos aquí, por fin, la segunda entrega del proyecto del ex guitarra de Alberto Rionda, Alquimia. Tras sorprender al panorama nacional con ese espléndido debut homónimo, en el que temas de nivelón como El Lobo y el Arca, Dama Oscura, Divina Providencia o Sacrificio brillaron con luz propia en uno de los mejores lanzamientos de power nacional en muchos años, nos permiten cerrar 2015 con Espiritual, la segunda entrega de una banda que empezó como el proyecto en solitario de Rionda y que ya es una banda en toda regla, consolidada y respetada en el panorama metalero español.

Así, con la misma formación que viene acompañando al guitarrista, (Isra Ramos a la voz, Chez García teclado, Rubén Lanuza al bajo y Leo Duarte a la Batería) los asturianos presentan Espiritual. Un disco que hereda la epicidad y la energía de Alquimia, con un proyecto más maduro y asentado. La portada, molona de cojones, vuelve a ser obra de Luis Royo al igual que en el debut.

Lo primero que deja claro el disco es que si tienes una fórmula que funciona, no la cambies. Eso lo tienen claro y apenas varían su estilo. Siguen tirando de velocidad y epicidad, aunque eso sí, elaborando unos temas algo más directos. Le damos al play y lo primero que nos viene es el adelanto Indomable, un tema power total, veloz, épico y con el protagonismo residiendo e los teclados de Chez dejando un tema de alto nivel para arrancar. La velocidad baja en La Flor en el Hielo, un medio tiempo bastante melódico y como bien ha afirmado un coleguilla, con aires de lo Rata Blanca. Le sigue Éxodo, para mi el tema más flojete del disco, con un riff muy marcado que nos acompaña a lo largo del tema, hacéndose algo pesado. Caballero blanco destaca por la interpretación, en general, desde los teclados hasta la voz de Isra (enorme como de costumbre) pasando por el resto de instrumentos, todo perfectamente acoplado en un gran tema. Tras el caballero blanco llega la balada del disco, El Ocaso de los Dioses, aunque más que balada es un medio tiempo, ya que aunque empieza con Isra interpretando los versos solo acompañado del piano, coge fuerza para el estribillo, creando unos cambios de ritmo muy interesantes.

Espiritual, en la que destaca un gran solo de guitarra de Alberto y Vulnerable, con un arranque que me recuerda a Nightwish para pasar a ser un tema de estilo hard rockero (con el aire power de Alquimia, rollo Edguy o algo por el estilo) nos dejan frente a la joya de la corona para un servidor, el primer tema que presentaron, Sol Negro, que me deja boqueabierto cada vez que la escucho. Veloz, épica, potente, estribillo soberbio... lo tiene todo, un temazo. Nos acercamos al final con Morir Por Nada, en el que vuelve a destacar la velocidad powermetalera con una labor genial de parte de Rionda y finalmente Almas Unidas, con una letra destinada a levantarte el ánimo en un mal día, es un tema de carácter épico que cierra por todo lo alto este notable disco.

La fanaticada de Alquimia ha ido creciendo como la espuma y eso es fruto, sin duda, de la pasión que esta gente transmite en cada una de las notas que componen sus canciones. Si sientes pasión por lo que haces, tienes ganas de crecer y encima eres un musicazo como lo son estos chicos, tienes el cielo (o el infierno, joder, que somos heavys) abierto a tu disposición. Espiritual  es un buen trabajo, compuesto por temas más directos, bien ejecutados pero tal vez se pusieron el listón demasiado alto para empezar. No me malinterpretéis, pese a quedar por debajo del debut, Espiritual es un muy buen disco. (8/10)

Comentarios

Publicar un comentario

Twitter