Crítica: Powerwolf - Blessed & Possessed

Powerwolf han cogido esto del metal, han puesto el modo de juego "ganar fans" y lo han puesto en nivel fácil. A base de coros epicorros, guitarras pesadas, las atmósferas que producen esos teclados de Falk Maria, producciones ultranítidas y temas sencillos y jodidamente directos, han logrado ganarse una buena base de seguidores, caer simpáticos a mucha gente (ahí me incluyo) y ganarse también algunos detractores precisamente por esos mismos argumentos.
Tras unos primeros discos entretenidos sin más, a partir del Bible of the Beast de 2009 decidieron explotar esa fórmula mencionada, llevándola al extremo en el Blood of the Saints (2011) y en Preachers of the Night (2013) y eso les aupó a los puestos de popularidad de los que gozan hoy. Que no están nada mal. En 2015 nos presentan Blessed & Possessed, su sexto album de estudio y en el cual siguen por ese camino. Aún a riesgo de quemar su fórmula, aquí tenemos todos los recursos típicos de Powerwolf una vez más.

Desde que abrimos el CD con el tema título ya vamos apreciando esos coros cipotones acompañados por los ALEEEELUUUYAAAA de la portentosa voz de Attila Dorn. Producción de la hostia, doble bombo a full, coros y ritmos pegadizos. La terminamos y seguimos palante con la certeza de que ya no esperamos sorpresas, desde el primer segundo nos queda claro lo que nos va a entregar Powerwolf. Estos tienen asumido aquello de que si algo funciona no hay que tocarlo. Así Dead Until Dark, Army of the Night (con un estribillazo) o Armata Strigoi (guiño a sus raíces rumanas) siguen por el mismo camino. un Preachers o the Night 2, un Blood of the Saints 3, un yogur de ajo... llámalo como quieras, es Powerwolf. We are the Wild, en la que bajan algo las revoluciones, sería denunciable por plagio si no fuera porque la canción plagiada es suya propia. Concretamente Sacred & Wild. Igual es la segunda parte del tema... no sé, pero ojo, mucha coña pero no logro parar de cabecear y corear los estribillos. Estos hijos de puta lo han vuelto a hacer, no sé como mierdas lo consiguen, se repiten la hostia pero enganchan. Siguen inspirados en ese sentido. Volvemos a la velocidad en Higher Than Heaven para cortar con un estribillo melódico liderado por un Attila Dorn que, la verdad, se sale en este album. Y paso de describir más temas, más que nada porque si sigo, me repetiré más que los propios Powerwolf. Solo destacaros la veloz Christ & Combat o Let There Be Night, el tema de cierre de 7 minutos donde la epicidad de estos tipos se crece todavía más y cierra Blessed & Possessed con un oscuro 'outro' de dos minutos.


Total, lo dicho. Un disco más de Powerwolf. 11 temas que podrían entrar en cualquiera de los dos anteriores discos de los germano-rumanos. ¿Es eso malo? No, al menos por ahora. La fórmula de Powerwolf sigue funcionando ya que el disco entra de puta madre y, salvo algún momento en que el rollo ya es demasiado exagerado, te entrega 46 divertidos y entretenidos minutos. Pero posiblemente este sea el último cartucho, de cara al próximo disco deberían buscar algún recurso nuevo porque si no acabarán por cansar a la peña o, peor aún, se hartarán ellos de hacer lo mismo. Por ahora, si queréis sorpresas, dadle al CD bonus que contiene covers de Gary Moore, Iron Maiden, Judas Priest, Black Sabbath o Savatage entre otros y tal vez os genere una sensación diferente. En el CD 1 tenemos más de lo mismo con el regusto requetemajo de siempre. (7/10)


Comentarios

Publicar un comentario

Twitter