Crónica Resurrection Fest III (sábado 18)

Último día de festival... ración de pulpete y chipirones (por fin, carallo). Reponer fuerzas y a las tres en punto vamos padentro. Vamos, último asalto. Y qué asalto...

A esa hora tocaban en el Chaos Stage Der Weg Einer Freiheit (he tenido que mirar en google varias veces para ver cómo se escribe el puto nombrecito). Grupete majo de black metal desde Alemania. 4 chavales bastante jóvenes que metieron una buena cera durante los 4 temas que tocaron (decir que el último duró 12 minutos...). Buen show de los alemanes de los cuales me llevé el setlist.

Descanso hasta la hora de las firmas de Moonspell y Heaven Shall Burn. Tras dejar el vaso firmado y todo, directos al main stage para vivir uno de esos momentos que tanto me gustan en los festivales. Ir a ver un grupo que apenas conoces y salir flipando en colores. Eso me pasó con los putos Skindred, colegas. Empecé de buen rollo, siguiendo el juego a Benji, que es un puto showman, y poco a poco fui entrando en su mundo para acabar brincando sin camiseta haciendo el "Newport Helicopter" como un puto loco. Una locura el show de los galeses que dejaron caer temas recientes como Kill The Power o Ninja y clásicos como Pressure, Nobody o Warning con la que cerraron el que para mi fue el mejor concierto de todo el festival. De locos lo de estos tíos.

A continuación iban Ne Obliviscaris, que tuvieron el problema de perder el bajo por culpa de la compañía aérea. Pese a estar sin, siendo algo importante para una banda como ellos, de rollete progresivo y tal y cumplieron como pudieron. Lástima del contratiempo porque les tenía muchas ganas... no los vi terminar porque tocaba ver en el principal a Heaven Shall Burn, una de las bandas a las que más ganas le tenía y con razón. Con sus pintas de camareros de chiringuito, salieron a repartir cera mientras yo me llevaba una paliza de órdago en los circle pits. Combat, Land of The Upright Ones, Voice of The Voiceless... aplastante de cojones. Se nos hizo el culo Pepsicola. Y formaron el mayor circle pit de la historia del Resu, alrededor de la torre de sonido, una puta locura.  Desgraciadamente, en el momento de ese circle pit yo ya estaba en el Chaos, esperando a una de mis bandas favoritas del cartel, los portugueses Moonspell. Tras el directazo que se marcaron en el pasado Leyendas, mis ganas de verlos estaban por las nubes. Y creo que no me equivoco al decir que en Viveiro estuvieron todavía mejor. Tal vez porque Breathe es mejor tema de apertura que Axis Mundi o porque los temas nuevos (de los cuales cayeron la mencionada Breathe, The Last of Us, Extinct y Medusalem) sonaron a dios. Por lo que sea, los portugueses dieron un concierto de órdago. Con un muy buen sonido y un Fernando Ribeiro muy majo, hablando en castellano todo el tiempo y recalcando que en Portugal, al igual que en Galicia, les encanta decir lo de "carallo". Un crack. Bestial el momento en el que el público coreaba el riff de Alma Mater y final apoteósico con FullMoon Madness. Me lo dijo el caballero que tenía delante, los vio 7/8 veces y nunca vio un concierto malo de Moonspell. Enormes.

Cena viendo a Danko Jones, nada del otro mundo, y directos al infierno. Dark Funeral descargaban su black metal puro y duro desde el Chaos Stage. Sonaron a lo bestia y estuvieron realmente bien. Es que casi todo lo que vi el sábado me gustó, fue un día increíble, colega. Nail Them To The Cross, Stigmata, My Funeral... concierto impecable. Y luego... ay amigo... luego iban Korn... yo no sé que coño le ven a esta gente, a mi me parecen infumables y su directo no me cambió la opinión... sonaron bien y tal, pero es que no me dicen absolutamente nada... me quedé a ver Blind, me fui a cenar, volví para los bises y yo creo que los fuegos artificiales de después eran para celebrar que los de Jonathan Davis habían terminado... Nada, colega. Que les den, que luego iba Behemoth. Y qué decir de los directos de Behemoth... puro espectáculo, como asistir a una misa satánica. Con todo su teatro y parafernalia, aunque el sonido algo bajo para mi gusto, Nergal y los suyos dieron otro conciertazo como ellos saben. Desde que abrieron con Blow Your Trumpets Gabriel, pasando por la estratosférica Ora Pro Nobis Lucifer o At The Left Hand of God  hasta O Father O Satan O Sun y notamos como la temperatura iba subiendo y venía un olorcete a azufre... ¿O era a porro? No sé, descomunales los polacos.

Y para cerrar el festival, algo que me dolió. Meter a Fear Factory a las 2 de la madrugada fue mortal. Las fuerzas escaseaban pero dimos lo que nos quedaba. Abrieron con la aplastante Shock, para ir hostiándonos con sus temazos Edgecrusher, Powershifter, las nuevas Promotech y Soul Hacker (que sonaron de lujo) para cerrar con su clásicazo Replica. Pocas formas mejores de terminar un festival que con ese pelotazo. Sonaron bastante bien, aunque la voz de Burton estaba algo baja, al menos desde mi posición (ya sabemos que la voz en las primeras filas suele oirse poco). Dicen que desafinó en algunas voces limpias, no lo sé porque me costaba oirle bien...

Ya nos íbamos al sobre cuando salió una frase mágica entre mi colega y yo... "no hay huevos a ir al tributo a Maiden/Metallica". Total, que salimos cagando leches para el Ritual Stage donde Blaze Out soltaban su excelente tributo a esas dos legendarias bandas, y con su medley alternando temas de una y otra cerramos definitivamente nuestra aventura gallega. Un gran festival, en el que nos sentimos como en casa y que poco a poco sigue creciendo más y más. Si siguen por este camino, pronto serán un referente europeo, si no lo son ya. Enhorabuena a la organización por el éxito y, si Satan quiere, nos vemos el año que viene!

(Crónica del jueves)
(Crónica del viernes)

Comentarios

  1. Como me hubiese gustado meterme en los circle-pits de Heaven Shall Burn lml

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Twitter