Crónica: AC/DC en Barcelona

Y llegó, al fin. Tras sufrir como locos la ya habitual cola virtual de Ticketmaster y tras meses de espera, la fecha marcada en rojo por los aficionados al rock llegó. La banda más grande del mundo pisaba Barcelona con toda su parafernalia para descargar su potente directo sobre la ciudad condal.

El ambiente que se respiraba era espectacular, los conciertos de AC/DC son diferentes. Seremos 50.000 personas, pero al final es como un concierto en familia. Peña de todas las edades (inolvidable el brillo en los ojos del chavalín que teníamos delante en la cola) se juntaría en el Olímpic para disfrutar de algo grande.
Entramos en el estadio a eso de las 19:00 y pudimos coger un buen sitio, al lado de la mesa de sonido y cerca de la valla que delimitaba el centro del campo. En esa zona pudimos estar ciertamente tranquilos y brincar con total libertad, tuvimos suerte. Hicimos un buen rato de cola, pero la verdad es que avanzaba de forma bastante ágil y no hubo problema, el principal "pero" que se le puede poner a la organización es la escasez de baños, las colas eran eternas ya que poner unos 20 baños para tropecientosmil personas, pues como que no...

Puntuales como un reloj, Vintage Trouble abrían la velada a las 20:45. Desplegarían 40 minutos de un divertidísimo rock-blues que callaría las bocas de los muchos escépticos que hubo cuando los anunciaron. Mucha gente no los conocía (aquí uno), pero gracias a la vitalidad de su fantástico vocalista Ty Taylor tardaron bien poco en encender al público y ponerlos a bailotear en lo que tiene que ser un show de teloneros de una banda grande. Una actuación de diez para Vintage Trouble. 


Un show cortito de los californianos, pero es que viendo lo que se venía después... madre mía lo que venía después... las diez de la noche, el estadio ya estaba lleno. En las gradas relucían miles de cuernos rojos con sus lucecitas (10 pavos los cuernos, su puta madre) y la gente ya estaba nerviosa cuando... se apaga la luz y eso explota. Sonaba la intro y tras una explosión de fuegos artificiales, los australianos se presentaban en Barcelona con Rock or Bust que fue el tema más flojete de la noche y quedó olvidado en el momento en que el pelotazo de Shoot To Thrill nos tiraba por los aires. Con un sonido bestial y un fantástico juego de luces, Angus y compañía nos venían a demostrar que siguen en forma pese a estar en edad de jubilación. La explosión de júbilo era insana en las primeras filas, desde nuestra posicion daba hasta miedo verlo. A medida que avanzaba la noche seguían cayendo clásicos como Hell Ain't a Bad Place to be, Back in Black (en la que Brian sufrió una barbaridad para cantarla, aunque poco a poco se fue entonando) Play Ball (que sonó bestial en directo), o Dirty Deeds Done Dirt Cheap que hicieron vibrar el estadio sin parar mientras el público no paraba de gritar, saltar y enloquecer antes de que llegara Thunderstruck, uno de los puntos álgidos de la noche y tema en el que destacó Chris Slade (me encanta la pegada que tiene este hombre). La cosa seguía tirando de clásicos con High Voltage o el clásico moderno Rock N' Roll Train cuando se deslizaba desde el techo una enorme campana... la campana del infierno... HELLS BELLS!! y así seguíamos. El setlist era el mismo de toda la gira, todo está preparado al milímetro y en un show tan grande supongo que es complicado variar. La gente revolucionada, un servidor casi llorando con You Shook Me All Night Long y lo pelos de punta durante dos horas sin parar. Angus demostró, pese a sus caras de espasmos habituales, que es el que está en mejor forma de todos y así quedó patente en un solo de guitarra de 15 minutos tras el tema Let There Be Rock. Antes de eso hubo tiempo para dos temas poco habituales en los setlist de AC/DC como son Sin City o Have a Drink on Me. Por poner un "pero" (pesao con los peros, colega), creo que faltó algo de interacción banda-público y los parones entre tema y tema se hacían algo pesados, pero ambas cosas se pueden achacar al hecho de hacer un show tan grande por parte de una banda que lleva 40 años tocando. No lo pongo como crítica, es más bien una observación.

Tras el break, Angus aparecía del infierno para mostrarnos como ir hasta allí por autopista en el que, como era de esperar, fue el tema más coreado de la noche. Finalmente los cañones de For Those About To Rock nos anunciaban el final de algo muy grande, un show increíble por parte de cinco sexagenarios que se dejaron la piel sobre las tablas y nos dejaron boqueabiertos.



Lo dije ayer en Twitter, los show de AC/DC son especiales, es algo que va más allá de la música y que es difícil de explicar con palabras, es algo que hay que vivir y es lo que les hace tan grandes, gente como AC/DC debería ser eterna. Gracias por leernos, si todo va bien nos llegará alguna crónica de Madrid. Hasta entonces, We Salute You!


Setlist:

Rock or Bust
Shoot to Thrill
Hell Ain't a Bad Place to Be
Back in Black
Play Ball
Dirty Deeds Done Dirt Cheap
Thunderstruck
High Voltage
Rock 'n' Roll Train
Hells Bells
Baptism by Fire
You Shook Me All Night Long
Sin City
Shot Down in Flames
Have a Drink on Me
T.N.T.
Whole Lotta Rosie
Let There Be Rock (con solo de Angus)

Highway to Hell
For Those About to Rock (We Salute You)


Comentarios

  1. Vaya dos leyendas se juntaron esa noche los fucking amasing incredibles AC/DC y el puto amasing incredible señor de la poza del meeeeeeeeh. Y yo matando zombies...T.T jooo yo tambien queria verlos, bueno pasando de lloros muy muy muy putamente grande lo cuentas como lo vives y eso es puro espectaculo grandes los guardianes de la poza del meeeeeeeeeeh

    ResponderEliminar
  2. Sonido bestial, ¿es broma?. Sonó super flojo.

    ResponderEliminar
  3. AC/DC es la mejor banda en directo, cualquiera que los vea en primera fila quedará maravillado de tal espectáculo y potencia sonora, es la mayor fuente de adrenalina y energía que existe, pura potencia. ¡Gracias por vuestro alto voltaje!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Twitter