White Spirit - White Spirit (1980)

El pasado martes fue el cumpleaños de uno de los actuales guitarristas de Iron Maiden, el señor Janick Gers. Famoso por ser un velocista de las 6 cuerdas, según los entendidos es algo inferior en lo puramente técnico a sus dos compañeros de la doncella pero el muchacho lo consigue compensar con un carisma brutal, sobre todo por ser un auténtico torbellino sobre el escenario (aquí somos testigos de que a sus ya 58 palos sigue en un estado de forma envidiable...). Pero... ¿De dónde salió este muchacho hiperactivo que lleva 25 añazos dando guerra con la doncella? Pues mira, el martes me dio por reescuchar por enésima vez el magnífico album (el único, de hecho) de White Spirit.


¿Que quiénes son White Spirit? Sal de este blog ya mismo... (No, joder, que es broma...) Te cuento, White Spirit es la típica banda de la famosa 'new wave of british heavy puto metal', dotada de una calidad sobresaliente pero que tras sacar solo un disco se fue a tomar por culo al garete. Esta banda nació en 1975 como un hobby de Janick y Graeme Crallan (batería, fallecido en 2008). Pero unos añitos más tarde se dieron cuenta de que se lo pasaban de puta madre y la cosa cuajaba por lo que se lo tomaron más en serio y a base de anuncios en revistas locales reclutaron a Phil Grady (bajo), Bruce Ruff Walker (voz), y Malcolm Pearson (teclado). Tras darse de hostias por escenarios locales con setlists basados en versiones de peña rollo Pink Floyd o Deep Purple un importante sello discográfico de la NWOBHM , Neat Records, se fijó en ellos y les ofreció grabar un single. Ese single contenía dos temas, "Back The Te Grind" y "Cheetah", y tuvo una muy buena acogida entre el público y la crítica. La banda llamó la atención de la gente principalmente por tocar un heavy metal mezclado con fuertes influencias del blues y, por encima de todo, de Deep Purple en su música destacando esos tecladetes de Malcolm y el ritmo bluesero que imponía Graeme desde las baquetas que rompían con el sonido que se estaba cociendo en aquellos tiempos en su país (Janick siempre ha sido un puto rebelde de la vida joder, cómo no va a entrar su disco en la Poza...). Finalmente, y tras girar por todo el país con gente como Iron Maiden, los Samson de Dickinson y más peña de nivelón, sacan su LP en 1980, del mismo nombre de la banda.

Hechas las presentaciones, vamos al disco, que es lo que nos interesa. Producido por John McCoy (bajista de la banda de Ian Gillan), se compone de 7 temas y 39 minutos de duración, destacando por su duración la final "Fool For Gods" de 10 minutos. El disco hoy en día es de esos considerados como disco de culto (O sea, disco que es la polla en vinagre pero que lo conocen 4 gatos que vamos de guays porque conocemos al grupo anterior de Janick Gers y tú no, pringao). Como ya he comentado, el disco destacó en su momento por incluir los teclados a lo rock setentero/bluesero mezclado con el sonido heavy que empezaba a dar por culo por tierras británicas. Esa mezcla dio lugar a un trabajo brillante, variado y que era un soplo de aire fresco dentro de su generación pero con el problema de que, precisamente esos teclados, le hacían caer en comparaciones con los gigantes Purplenses y eso les jugó una mala pasada, pero ya te he dicho que eran unos rebeldes y, por tanto, eso les sudaba la polla (pero a los que ponían el parné para llevarse el disco no y... bueno... ahí está el disco). Destacan la bailonga Midnight Chaser, con un par de solacos de nuestro amigo doncellense cojonudos alternando con unos tecladetes majísimos de parte de Malcolm siendo toda una declaración de intenciones para abrir el LP con toda la banda luciendo a un nivel excelso, también sobresalen No Reprieve, Don't Be Fooled o la traca final Fool For Gods, que cierra el trabajo por todo lo alto con toda la banda sacando su artillería pesada en un sobresaliente tema de 10 minutos. Aunque la verdad, destaco por destacar porque los 39 minutos que dura este elepé son una joyita al completo. Hard Rock/Heavy Metal bien elaborado. Con un descaro envidiable tratándose de un debut que te hará mover el pie todo el tiempo y a ratos cabecear, es lo que tiene la mezcla que propuso en su día White Spirit y queda claro que este material da para mucho más que para ser "el disco ese que sacó Janick Gers en los ochenta". Una banda que, pese a la influencia conocida de Deep Purple, logró un sonido ciertamente propio pero se ve que eso no fue suficiente para destacar y seguir adelante...

Desgracidamente, el disco no vendió lo que se esperaba y en el 81 les dieron la patada en el culo a ellos y a sus coleguillas Tygers of Pang Tang. A partir de ahí, fruto de la enorme decepción que supuso ese revés a sus aspiraciones, la banda se deshizo como un azucarillo, siendo Gers el primero en largarse y los demás siguieron el mismo camino al poco tiempo. El disco fue reeditado en el 92 por lo de que Gers estaba en Iron Maiden y llamó la atención a los fans de la doncella (a buenas horas, mangas verdes...). White Spirit despareció y su legado es este entretenido trabajo de 1980.


Comentarios

  1. Muy interesante entrada, admiro mucho a Janick Gers, por tanto habrá que escuchar este disco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te arrepentirás misterioso desconocido que comenta en mi blog y al cual le agradezco su apoyo constante. En serio, el disco es una joya.

      Eliminar

Publicar un comentario

Twitter