10 temazos de 2018... en 10 discos que no dieron la talla.

Antes de ponernos con los habituales listados de mejores discos del año os dejo con este top para ir abriendo boca. Estos discos quizá no sean las mayores masterpieces de 2018, pero tienen algunas canciones que disfrutarás como un demonio. Dale al play.


MACHINE HEAD

CANCIÓN: VOLATILE
DISCO: CATHARSIS

Las idas y venidas de la banda de San Francisco en cuanto a su estilo le han causado alegrías y penas a sus seguidores por igual. Después de una racha de grandes aciertos desde aquel ya lejano “Through the Ashes of Empires”, de 2004, había llegado el momento de volver a bajar al fango con un disco tremendamente irregular, en donde se coquetea con mil estilos sin acabar de hacer un gran trabajo en ninguno. Este “Volatile” es lo más destacado del álbum, el último de con el line up más longevo y exitoso de los estadounidenses, un tema de apertura tremendamente bruto que podrían haber firmado los Slipknot del “All Hope Is Gone”




BULLET FOR MY VALENTINE

CANCIÓN: DON’T NEED YOU
DISCO: GRAVITY

Un caso muy parecido al anteriormente comentado con Machine Head. Bullet For My Valentine es un grupo de un nivel enorme, pero al cual le encanta pegar volantazos en su discografía. Muchos de ellos le han causado comentarios negativos por más de un sector, incluyendo sus propios fans (“Temper Temper” sigue sin haber por donde cogerlo)  Esta vez su sonido ha cogido tintes electrónicos y modernos, con ciertos aires a según qué etapas de Linkin Park, pero en donde la composición falla de manera estrepitosa. Matt Tuck no ha tenido sus musas de lado esta vez, pero alguna joya tiene este “Gravity”. Esta canción es la más grande de todas.


AVATAR

CANCIÓN: A STATUE OF THE KING
DISCO: AVATAR COUNTRY


Una de las grandes promesas del metal europeo, los suecos Avatar siguen buscando su sitio dentro de la escena, escalando posiciones en los últimos años a nivel de reconocimiento, principalmente en directo, donde son una máquina perfectamente engrasada y eficaz. En cambio en estudio, a mi parecer, siguen sin ser sacar esa obra magna que los encumbre hacia el olimpo. Su anterior “Feathers & Flesh” me dejó muy frío, y este “Avatar Country” no lo supera por demasiado. Nos quedamos con su resultón single de adelanto.



FIVE FINGER DEATH PUNCH

CANCIÓN: SHAM PAIN
DISCO: AND JUSTICE FOR NONE

Los de Ivan Moody son extraordinariamente gigantes dentro del territorio norteamericano, siendo de los grupos con más tirón a nivel mediático, y sonando en todas las radios a lo largo y ancho de los EEUU. En Europa es verdad que le está costando algo más conseguir ese estatus de heredera de los grandes del rock, tiene su nicho de público, pero siguen sin llenar un gran pabellón. Y con este “And Justice For None” no creo que hayan conseguido ni un fan más de los que tenían. Disco soso, ñoño y bastante falto de gancho donde solo algún estribillo (este de “Sham Pain” es tremendamente pegajoso) y alguna balada inspirada como “I Refuse” sobresale de este plástico, que pasará con más pena que gloria.



DISTURBED

CANCIÓN: THE BEST ONE LIES
DISCO: EVOLUTION

Casi cada palabra del anterior párrafo sobre Five Finger Death Punch se lo podría aplicar a los de Illnois. Después de escuchar este “Evolution” soy de la creencia de que el éxito desmesurado de su cover de “Sound of Silence” le ha hecho más mal que bien, por el contrario no entendería el hecho de incluir la nada desdeñable cifra de cuatro baladas, la mayoría bastante prescindibles, posiblemente con el objetivo de conseguir entrar en todas las FM posibles y coqueteando con los públicos más heterogéneos posibles. Le ha salido el tiro tremendamente mal. Disco prescindible donde los haya, con algún ramalazo de luz como este “The Best One Lies”




SLASH/MYLES KENNEDY & THE CONSPIRATORS

CANCIÓN: DRIVING RAIN
DISCO: LIVING THE DREAM

Me recorre una gran frustración cada vez que cojo un disco de esta gente, porque soy un gran fan de Slash y Guns n’Roses (y del primer disco de Velvet Revolver), y no menos de Myles Kennedy y sus geniales Alter Bridge, pero en cambio después de 3 discos en conjunto no tienen ni uno de ellos que me emocione. Bien es cierto que “Living the Dream” no cae en el nivel de monotonía de “World of Fire”, pero tampoco llega a las cotas esperadas viniendo de quien viene. Hay un puñado de canciones que podrían estar en este artículo, pero este “Driving Rain” es de las que más me motiva cuando empieza a sonar por los altavoces de mi coche.



GRETA VAN FLEET

CANCIÓN: LOVER, LEAVER
DISCO: ANTHEM OF THE PEACEFUL ARMY

El grupo revelación de los últimos tiempos en el mundo del rock n’ roll más primigenio ha vuelto. Su genial “From the Fires” dividió a público y crítica. Fans proclamando a los cuatro vientos que eran los salvadores de la música por un lado, haters vociferando que no eran más que cuatro niñatos que fusilaban a Led Zeppelin de manera exagerada. Sin embargo sacar un debút soberbio a veces no es tan aconsejable (véase grupos que iban para cracks y se quedaron en mucho menos como The Darkness, Wolfmother o The Answer) porque el respetable te va a exigir lo mismo en tus entregas venideras, y eso es complicado. El segundo LP de los Greta es a mi parecer más aburrido (demasiado folk made in Led Zeppelin III) y descafeinado que su opera prima. Pese a ello “Lover, Leaver” es una auténtica pasada.



MUSE

CANCIÓN: PRESSURES
DISCO: SIMULATION THEORY

La salida de un nuevo disco de Muse se convierte en un acontecimiento de proporciones bíblicas, tanto por la gente que los cree el grupo más grande del mundo, como por aquellos que reniegan de la última década de la banda o incluso los que no entienden su tremendo éxito. Está claro que rompieron las barreras de un estilo predeterminado hace mucho tiempo, lo que le llevó a conseguir fans de todas las esquinas del firmamento musical. Hacen lo que quieren y cuando quieren, y claro, esto se convierte en una ruleta rusa para los fans, porque nunca sabes cuál será el próximo golpe de timón. Este “Simulation Theory” personalmente no me gusta, tiene sus canciones, como esta enorme “Pressure” pero el exceso de experimentación y la falta de potencia de la mayoría del tracklist hace que entero, probablemente, no lo vuelva a poner nunca más.




JONATHAN DAVIS

CANCIÓN: WHAT IT IS
DISCO: BLACK LABYRINTH

El señor Jonathan Davis  ha querido dejar de lado por un tiempo su banda madre y dedicarse a la composición de un disco en solitario. Más intimista y bastante menos cañero que el rollete groove de los últimos Korn, el disco se cierra con la que fue el primer adelanto del mismo, un “What It Is” que me encantó desde el primer momento que la escuché, y me hizo tener mucha fé en lo que pudiera salir de la mente del vocalista. Pero una vez que le di una vuelta a los 50 minutos de “Black Labyrinth” me di cuenta de que la cosa no era tan interesante como parecía. La palabra que me viene a la mente cuando pienso en este disco es letargo, y que le hace falta un tijeretazo. Otra vez será.




BLACK LABEL SOCIETY

CANCIÓN: A LOVE UNREAL
DISCO: GRIMMEST HITS

Con Zakk Wylde más centrado en la gira con su maestro y padrino Ozzy Osbourne que en su banda, cierro esta lista con uno de los primeros álbumes que escuché en este 2018. Aunque tengo que reconocer que con el paso de los meses me parece un disco más que digno, sigue quedándose muy lejos de sus obras magnas. Aquí vemos a un Zakk más centrado en el blues y el rock sureño, jugueteando con un puñado de medios tiempos donde se luce con su guitarra cosa fina (que sorpresa!!) y dejando de lado el metal hermanado con Pantera que se podía escuchar en otras obras suyas como aquel enorme “Order of the Black” de 2010. Ah, que se me olvidaba, que “A Love Unreal” es de las mejores canciones del año. Y punto.



Comentarios

Twitter