Reseña: Ravenblood - Essentia.

Hoy, en bandas peleonas y que se parten la cara por lo que hacen, Ravenblood. Fue hace unos meses, casi me pilló en fuera de juego, cuando salió este Essentia, el segundo trabajo de larga duración de la banda catalana. Entre mil cosas, no encontré tiempo para dedicárselo a su nueva obra, pero no podía dejarlo pasar más tiempo, sobre todo sabiendo que en unos pocos días vuelvo a verlos en directo tras el apabullante concierto que dieron en el Extreme Division Mallorca hace cosa de un año. Para quien aún no los conozca, Ravenblood se formaron en 2011 practicando un Death Metal Melódico que juega con los arreglos sinfónicos, aquella propuesta los llevó a participar en la Metal Battle del Wacken 2012 y desde ahí han ido subiendo escalones, participando también en el Metaldays o el Resurrection Fest. Así nos plantamos en Essentia, su nueva obra, un trabajo bastante ambicioso con el que la banda espera crecer más y más dentro de la dura y pendenciera escena del país. 

En Essentia lo primero que apreciamos es un avance en la madurez compositiva de la banda, topicazo reseñil, sí, que sirve para dejar claro que la banda ha evolucionado sus prestaciones respecto a anteriores trabajos con composiciones más compactas y sólidas. Sin perder su buen gusto por las melodías y los arreglos sinfónicos, Ravenblood incorporan influencias Folk un poco en el rollo de los primeros Amorphis, sonando melodiosos y más oscuros que de costumbre. Así, Essentia, primer tema del disco del mismo título, se muestra como un corte muy épico, de aires nórdicos y bien cargado de unas melodías que rodean el tema de un aura oscura, mientras que la siguiente, Alone, de mis pistas favoritas del disco, se muestra más ruda, bien basada en un riff cojonudo y con la sección rítmica llevándola en volandas durante sus fases, al igual que hace con Out Of The Universe, que alterna melodías dignas de los Amorphis noventeros con avalanchas sonoras potentes, además de destacar por un solo de guitarra muy interesante. La producción del disco, lejos de la perfección que se lleva hoy en día, guarda un sonido old school total, sucio y aguerrido, dejando que sean los instrumentos los que se luzcan por sí solos y dándole un aura más dura al disco.

Purge se deja de melodías y lo único que acompaña a la tralla que mete es su atmósfera oscura, aportada por la producción arriba mencionada y deja paso a Cold Wind, que arranca desatando una tormenta (la intro, vamos) y vuelve a mostrar una banda épica desde que las melodías de las guitarras aparecen en escena. Dentro de lo que queda de disco quiero destacar Condemned, deudora del Death Metal bruto de vieja escuela, dando protagonismo a las guitarras y potenciando la voz de Daniel, que hace un gran trabajo durante todo el disco, manejando bien su profundo gutural en diferentes formas y evitando sonar repetitivo como le ocurre a más de un vocalista del rollo. Secret's Mind y Cosmos, bien cubiertas de atmósferas oscuronas, dejan paso a Chasing Dreams, tema que con su conciso y significativo videoclip sirvió de adelanto del disco, mostrando un tema jodidamente agresivo y duro con el que Ravenblood cierran este buen trabajo.

En Essentia encontramos una banda más madura y seria, con un mensaje y unas composiciones claras y curradas. El disco suena sucio por su producción, pero se encargan de limpiarlo a base de melodías, juegos de ritmos y un poderío vocal importante para dejarnos diez temas de alto nivel. De todas formas, creo que lo mejor de Ravenblood aparece cuando saltan sobre el escenario, ahí es cuando dan rienda suelta a la pedazo de banda que son y, la verdad, tengo ganas de comprobarlo de nuevo. 


Comentarios

Twitter