Reseña: Exekution - The Worst Is Yet To Come.

Vamos con una de trachers. Perdón, thrachers. Ya conocemos todos aquello de que la escena thrasher nacional está en auge y que si Trallery, que si Nuckin' Futs, que si Reaktion, Soldier, Rancor, Strikeback, Crisix, Angelus Apatrida y blablabla. También me parece reseñable que buena parte de más prolífico de dicha escena viene de Catalunya, será que allí están cabreados por algún motivo que desconozco o algo, vete a saber, y les sale más natural hacer thrash que matar dragones con espadas (los tiempos cambian, amigo). Pero vamos a centrarnos, que como buen prototipo de chimpancé que me creo, ya me ando por las ramas. Hoy tenemos el placer de comentar, desde nuestra humilde posición, el segundo LP de los tarraconenses Exekution, banda cuyo género ya he mencionado y que se formó allá por el 2007. Llamaron a la puerta con un cafre y majo aunque algo descuidado debut como Depravity en 2014 y, ahora, nos dicen que lo peor está aún por llegar. Con unos aires a la escuela ochentera del Thrash alemán, influencias de los más cafres y primitivos Kreator o Sodom sumado a ramalazos del Thrash de la costa este americana en plan Nuclear Assault en ciertos guiños de crossover, Exekution ejecutan, valga la redundancia, un Thrash afilado y mosqueado, de ese que despotrica hasta de tu madre en tu cara y se revuelve para tomar forma de mega-cabrón. 

Exekution, como el 98% de las bandas del rollo, no inventan un carajo. Hacen Thrash, con sus guiños y sus influencias, y punto. Le pueden chuzar tintes Hardcore en algunos temas y lo que sea, pero hacen puto Thrash y lo tocan de puta madre, que al final es lo que cuenta. The Worst Is Yet To Come se presenta como un conjunto de diez temas en los que hay de todo para todos. Sin dejar de sonar veloces y afilados, tenemos temas de protesta, temas en plan cachondeo, algunos más largos, otros más cortos, algunos en inglés y algunos en castellano. Lo cierto es que el trabajo contiene algunos guantazos épicos como Escoria Humana, de mis favoritas pese a que no me acaba de tirar mucho el Thrash en castellano (único género al que le pongo pegas en ese aspecto), pero es que la velocidad endiablada que agarra el tema es para levantarse y aplaudir, o el tema título, The Worst Is Yet To Come, que se te clava en la piel como una marabunta de cuchillas para hacerte un majísimo tattoo. Luego tienes temas que, dentro de su mala uva y velocidad revienta-púas, dejan aire al cachondeo y el vacile, como Epic Hangover o El Cepo de mi Coche, tema surgido, seguramente, porque les daba el presupuesto para grabar un minuto más de tema, y como consecuencia de 87 latas de cerveza barata caliente y un "no hay huevos". Pero eh, que Exekution no son unos cafres y ya está, temas como On Your Mother's Face o la cojonuda y cabeza de cartel del disco, Sodomize a Priest, muestran a una banda capaz de crear temas bien elaborados y, en el caso de la segunda, con un aura oscura muy interesante. Lo dicho, que tienen para todos.


Dentro del disco vemos a unos tipos que tocan que da gusto, las guitarras juegan con maquinarias rifferas de primer nivel, la sección rítmica funciona cual reloj y la voz, que al principio cuesta aceptar, suena personal y diferente, como si a un fan de John Tardy le diera por cantar Thrash (en el último tema del disco, God Is a Shemale, me ha dado esa impresión). Saben jugar bien con sus recursos, los exprimen bien y paren un Thrash muy majo. La producción también ayuda, se nota que han echado el resto para lograr sonar afiladotes y duros, hoy en día creo que el Thrash pide eso, sonar nítido a la par de afilado, dejando el sonido old school para las ondas más Death. Por si os interesa, la batería y el bajo fueron grabados en EQ Estudi por Xavi Moreno, mientras que las guitarras y voces fueron registradas en diversos home studios. La mezcla y masterización van a cargo del siempre efectivo Javi Félez en sus Moontower Studios y el artwork es cosa de Gil H.

La cuestión, Exekution han elaborado un muy buen trabajo de Thrash puro y duro. Bien elaborado, muy bien tocado y directo a la jeta. No inventan nada, ya lo he comentado, pero no me voy a cebar en eso. Vivimos una época en la que el Thrash revive gracias a bandas jóvenes (o no tan jóvenes) que cogen lo que ya existía y lo ejecutan a su manera, dándole vidilla a un género que parecía irse a la tumba cuando llegaron los noventa. Ya habrá tiempo de volver a inventar la rueda, a mi de momento me mola que el Thrash siga rodando de puta madre con bandas como Exekution. Si te mola el rollo, no hay posibilidad de que no te molen.

Comentarios

Twitter