Crítica: Judas Priest - Firepower.

The Priest is Back!!!! Y esta vez es de verdad, la comunidad heavy está de enhorabuena, una de sus bandas punteras acaba de sacar su mejor en disco en más de dos décadas cuando, seamos sinceros, nadie esperaba nada, ni dábamos un duro por esta gente a nivel discográfico. Judas Priest desde su reconciliación con Rob Halford allá por 2004 nos había dejado un grandísimo disco de reunión, con aquel potente "Angel of Retribution" que aún bebía de las aguas del venerado "Painkiller" en cuanto a sonido, pero que había entrado en una cuesta abajo (todos apuntábamos a que definitiva) con la incomprendida obra conceptual "Nostradamus" y el aceptable pero muy mejorable "Redeemer of Souls"

La producción de este disco se come con patatas al anterior, gran trabajo de Tom Allon y Andy Sneap (Testament, Accept, Arch Enemy, Megadeth, Machine Head, Kreator...) el mago de las teclas que tiene vital importancia en este sonido metalero "moderno" que muchos como los citados tienen en sus últimos trabajos, y que hace ganar muchos enteros al plástico. Otra mención especial para Richie Faulkner, que codo con codo con Tipton & Halford es el artífice de que las composiciones suenen más frescas, que no vuelvan a hacer el decimonoveno refrito de "Freewheel Burning" y "Electric Eye", principal problema que tuvo su predecesor.

El disco se abre con los temas más "previsibles" de todos, para no que no dudes ni un segundo de a que le que acabas de dar al play, "Firepower" y "Lightning Strike" fueron los dos primeros singles en poder escucharse por las plataformas digitales, y ya dejaban entrever que esta vez los de Birmingham estaban con un punto de inspiración que hacía  tiempo que echábamos en falta. Ambos sumados al siguiente, y favorito de mucha gente a la que conozco, "Evil Never Dies" (canción con la potencia de un yunque, heavy como el acero, muy para hermanarse en los conciertos)  son los tres que sonarán, siempre que no haya ningún cambio inesperado, en los conciertos en este país entre finales de Junio y principios de Julio en Madrid, Bilbao y Barcelona.

Ahora empiezan la sorpresas: "Never the Heroes" es un medio tiempo donde escuchamos un registro vocal de Rob muy poco común, muy susurrante, que desembarca en un estribillo muy épico, va ganando con cada escucha. "Necromancer" y "Children of the Sun" pasarán un poco desapercibidas en mitad de tanto nivel, aunque en ellas se sigue viendo que instrumentalmente Faulkner y Scott Travis están sembrados y que Halford se saco de la manga las mejores melodías vocales que le recuerdo en muchísimo tiempo. "Guardians" hace de intro épica (era un secreto a voces que caería como inicio en los conciertos, como así está siendo) de una joya como es "Rising From Ruins", que para mí es la mejor canción del disco, heredera natural de "Blood Red Skies" de 1988, los pelos como escarpias cada vez que este corte sale de mis altavoces, más de 5 minutos de auténtico himno metalero.

Siguen pasando los tracks y, la madre que los parió, sigue siendo todo una puta maravilla, con lo cual o voy sacando el diccionario para buscar sinónimos de espectacular y escandaloso o no necesito comentar track by track hasta el final esto, no hay duda que el grupo quiso dejar de lado experimentos arriesgados y poner toda la carne en el asador para el que presumiblemente será su último álbum. Una pena los problemas de cara a la gira de Glenn Tipton debido a su parkinson, pero esto es como cuando un equipo de fútbol vende a su estrella a última hora, hay uno que tiene que dar un paso adelante, y por supuesto ese tiene que ser Faulkner, que tendrá que calzarse los zapatos de uno de los mejores dúos guitarreros de la historia y situarse en primera línea de batalla, y no lo dudéis que lo hará, tanto técnicamente como en plano carismático tiene nivel de sobra.

¿Con el paso del tiempo este disco estará en el top de Judas Priest como está "Painkiller" o "Screaming for Vengeance"? Pues todavía es demasiado pronto para pronosticarlo, las críticas están siendo fantásticas, el grupo entró en el top 10 en UK por primera vez desde "British Steel", los fans estamos entregadísimos, como hacía mucho tiempo que no se percibía, porque cada vez que un grupo como este (como pudo pasar con Megadeth, Metallica o Iron Maiden en años anteriores) que llevan décadas en el mundillo, que son el top mundial después de 30 o 40 años en el estudio y la carretera, que tienen las mayores masterpieces del rock, cuando esa gente en pleno 2018 saca un discazo brutal el heavy metal sonríe. Disfrutadlo cabrones !!!

Puntuación: 8,5/10


Comentarios

Twitter