Reseña: Argos - Rompiendo el Silencio.

De la mano de Duque Producciones y desde Madrid nos llega lo nuevo de unos ya veteranos de la escena de la capital, Argos. Formados en el 2004 (sí, en este país aguantar tanto tiene suficiente mérito como para llamarles veteranos), se presentan como una banda de Heavy Metal melódico con aires Hard Rockeros, basando su propuesta en temas de estructuras sencillonas, liderados por buenos juegos de guitarras y estribillos logrados como principal atractivo. En sus ya trece años de carrera han sufrido algunos cambios en su formación, como suele ser normal en este mundillo, quedando actualmente Javier Arias a la voz y guitarra, David Santamaría a la guitarra, Daniel Hidalgo al bajo y Marcos Minaya a la batería tras la marcha de su teclista, Miguel Leirado, que supuso un duro golpe a la formación al tratarse de uno de sus miembros más longevos. Coincidiendo con el lanzamiento de este disco, se incorpora a la banda Sergio López para ocuparse de los teclados y así completar el conjunto. Tras todos estos mareos y tras cortar su relación de amor con la discográfica Avispa, Argos siguen en un proceso de reinvención, que se plasma en este nuevo trabajo.

Y bueno, ¿Qué encontramos aquí, en este Rompiendo el Silencio? Pues el resultado de una banda madura, con 'el culo pelao' como me gusta decir y con ganas de seguir dando el callo en esta  complicada escena. Partiendo de una apuesta por la sencillez y tras haberle dedicado su tiempo en su elaboración y maduración, este cuarto disco de Argos imprime once temas predominados por la melodía, los estribillos pegadizos y una potencia algo apagada por culpa del sonido final del disco. Es algo normal en el underground y no empaña el disco, pero no deja de ser un detalle a comentar. Por otro lado, y antes de entrar a comentar los temas, debo decir que me ha gustado bastante el artwork, la portada es clara y directa, una buena declaración de intenciones que transmite fuerza nada más verla.

Una vez entramos en el disco, tenemos un buen conjunto de temas, algunos más Heavys, otros más melódicos y otros más sentimentales, bien equilibrados y con momentos de buena calidad, empezando por Letargo, un buen tema para abrir, pues muestra a unos Argos cañeros, con predominancia de los teclados en sus apartados más melódicos y un aire pegadizo en su estribillo. Le sigue Mucho Mejor, algo más Heavy y cañera que la anterior pero menos lograda, y la trilogía inicial la cierra Hogar, que se queda como mi corte favorito del disco. Cañero, veloz, con aires de Power Metal, otro estribillo pegadizo y aires de himno para la banda, desmarcándose como un tema que en directo seguro que funcionará muy bien.


El disco sigue avanzando con un tema de aires hard-rockeros como Basta Ya, con unos buenos coros  y también bastante pegadizo, seguido de dos cortes algo más lentos como Por Ti y Mi Mundo, que lo cierto es que no me han dicho gran cosa más allá de la buena interpretación de Javier a las voces. Siguiendo hasta el final del disco tenemos temas más Heavys como No Volverás, que es otro de mis cortes favoritos, es de esos cañeros en los que siento que la banda se siente más a gusto, El Pacto, otros más lentos como Dile Que, que destaca por su aire amargo y triste, bien interpretado por toda la banda, y un final potente con Nadie, cuyo riff inicial es de los mejores del disco, y Estarás Ahí, de buen ritmo rockero, siendo otro tema que en concierto ganará mucho.

En definitiva, que el disco en su conjunto está bastante bien. Es de escucha amena y entretenida, los temas se quedan rápido y predomina la sencillez en las composiciones, evitando virtuosismos vacíos y yendo al grano. Prefiero sus aires más cañeros de temas como Hogar o No Volverás antes que los de tinte más rockero, pues creo que es donde la banda se desenvuelve mejor, pero el conjunto es equilibrado y sólido y hay una indudable calidad en todos los temas. Cierto es que Argos no inventan la rueda, pero si te mola el Heavy español, este disco te va a molar seguro. Tiene calidad, tiene buenas melodías, unas letras curradas (que siempre se agradece, que hay cada cazurro por ahí...) y no cuesta nada darle una escucha.

Comentarios

Twitter