Reseña: Gathering Darkness - The Heat of a Dying Sun.

¿Queréis zapatilla? Pues tomad zapatilla. De la mano de Necromance Records nos llega el esperado segundo LP de los aguerridos Gathering Darkness, una banda de Santander formada en el 98 y que empezó practicando un Death con toques de Doom que posteriormente irían embruteciendo entre sus demos y EPs y con la ayuda de algunos cambios de formación. Hoy, doce años después del anterior larga duración de los cántabros nos llega el segundo (ojo, no han estado parados, sacaron un EP en 2008 y un split junto a los canadienses Tyran's Blood en 2014) y viene cargado de mala hostia, alternando marillazos lentos y aplastantes con certeros pepinazos que pasan por encima de ti a toda velocidad. La banda, hoy formada por Lavín (Uruksoth) a las voces, Jesús a la batería, David a las guitarras y Jhaldreen al bajo, nos entregan algo más de media hora, dividida en nueve temas, de cera Death Metalera total, en la que plasman su madurez como banda mientras se dedican a aplastar tu cabeza golpe a golpe. Añadir que hace poco se incorporó Abathor a la otra guitarra.

Una vez entramos en este Heat of a Dying Sun, vemos como Jhaldreen y Jesús forman una dupla sólida y juegan bien tanto con los ritmos pesados como con los rápidos mientras que David forma una máquina de riffs y solos (estos más breves, pero ciertamente efectivos) realmente cumplidora, juntándose bien con las agresivas voces de Lavín. El disco ha sido grabado en los Drive Division Estudios y mezclado y masterizado en los Moontower Studios. Cabe destacar el trabajo realizado en ese aspecto, pues han logrado que todo suene como tiene que sonar, sin perder la esencia del Death Metal Old School ni renunciando a las posibilidades que ofrece la era moderna a la hora de darle nitidez al sonido. El disco suena como una apisonadora, con toda furia necesaria. También cumple de sobras el artwork, bastante llamativo y currado, que ha corrido a cargo de Mutta Estudio.

El disco arranca con Infernus Terra Est, donde la maquinaria de riffs se pone en marcha para ofrecer un tema poderoso, sin pasarse de velocidad, pero lo suficientemente aplastante como para que no le haga falta. Sí pisan el acelerador las tres siguientes, A World Within Us (Post Human World), que la destaco como una de mis favoritas del disco gracias al dinamismo de ritmos que posee, The Light Won't Save You, abrasiva como pocas, y el tema título, The Heat Of a Dying Sun, que se dedican a disolverte la piel como si una bola de fuego te estuviera atravesando. Muy acorde con el título del disco, desde luego. El arranque de I'm The Weapon (...But You're The Killer) sorprende con una intro melódica, siendo este el único respiro que veremos en el disco (joder, dura 34 minutos, no hay tiempo para respiros), para luego romper y desmarcarse como uno de los temas más cafres del mismo.



No me gustaría pasar sin destacar la versatilidad de Lavín a las voces, mostrando una gran variedad de registros dentro de su agresiva voz gutural. Siempre puedes encontrar vocalistas algo planos, que tiran del mismo recurso siempre y pueden hacerse algo cargantes, eso lo logra evitar el voceras de Gathering Darkness. The Fall Of All Your Gods, cera por un tubo, y The Nihilist Manifest, toda una exhibición de técnica de parte de la banda, nos llevan a Blood Of Our Enemy, en la que apreciamos algunos guiños a un Black Metal mezclado con el Death típico de los cántabros, esos matices se aprecian tanto en las voces como en los ritmos o en el sonido de las guitarras, que forman una atmósfera más oscura, algo diferente a la que encontramos en el resto del disco. Para terminar tenemos The Darkness That Dwells Inside Me, otra muestra de lo cafres que pueden llegar a ser Gathering Darkness (en el mejor de los sentidos, evidentemente).

Un buen cañonazo Death Metalero el que nos ha llegado de las hermosas y verdes tierras de Cantabria. Uno tipos con el culo pelao en la escena under nacional que vuelven a la carga recogiendo y sumando todo lo aprendido en casi veinte años de carrera. En este disco apreciamos matices de varios géneros de Metal Extremo que ya han ido manejando a lo largo de su carrera, conjugándolos todos en su propio sonido, que bebe, principalmente, de las fuentes del Death Metal de la vieja escuela. Al final, Gathering Darkness nos presentan nueve trallazos de buen nivel, que deberían molar a cualquiera que guste de los sonidos extremos. Esperemos no tener que esperar otros doce años para poder degustar un nuevo LP de esta gente.

Comentarios

Twitter