Discos para una tarde de domingo: Temple Of The Dog (1991)

Un 19 de marzo, día de San José, allá por el 1990, el maldito grunge, que estaba naciendo, se cobraba su primera víctima. No era otro que Andy Wood, un joven alocado de 34 años que lideraba una prometedora banda llamada Mother Love Bone. Al final, sus excesos y la vida descontrolada que llevaba, pionera en ese movimiento que posteriormente inundaría la música para bien o para mal, se lo llevarían por delante. Tras su trágico fallecimiento, algunos de sus compañeros de banda (Jeff Ament y Stone Gossard) y el malogrado Chris Cornell se unían para realizarle un homenaje en forma de disco. La formación la completaban el futuro guitarrista de Pearl Jam, Mike McCready y el batería de Soundgarden (y posteriormente también de Pearl Jam), Matt Cameron. El resultado de esa unión es este pedazo de trabajo llamado Temple of the Dog, nombre escogido a través de una línea de un tema de Mother Love Bone, "Man of Golden Words", y que abría con la brutal y emotiva Say Hello To Heaven, dedicada directamente al bueno de Wood. Otro punto destacable del mismo es ese Hunger Strike, que significó el debut discográfico de nada menos que Eddie Vedder, el actual líder de Pearl Jam y uno de los mayores iconos del sonido de Seattle, en un temazo alucinante en el que cantaba a dueto con Cornell. Pero no se quedaba ahí la cosa, temas como Reaching Down, Pushing Foward Back, Call Me a Dog o Wooden Jesus mantenían el disco a un nivel lo suficientemente alto como para que Andy Wood, desde allá donde estuviera, se sintiera muy orgulloso. Hoy, pocos días después del fallecimiento de una voz única, que me acompañó en algunos de los momentos más duros de mi vida como es la de Chris Cornell, este Say Hello To Heaven va, desgraciadamente, hacia él, que se quitó la vida vete a saber por qué, cuando se encontraba en plena gira con su banda de toda la vida, Soundgarden. Tu música siempre me acompañó en malos momentos, así que también lo hará ahora. Gracias por todo, Chris Cornell. Creo que nunca seremos capaces de comprender qué puede estar pasando por la cabeza de un hombre como para hacer lo que hizo... y espero que no lo comprendamos nunca.



Comentarios

Twitter