Reseña: Hummano - Genocide.

Hummano están cabreados colega, y no me extraña, pues soy de los que piensan que este mundo posee unas cantidades de ponzoña cada vez más excesivas... y, por lo que escucho, estos fulanos piensan igual. Los colegas en sus fotos son unos cachondos, amigos del jolgorio y la diversión... pero en la música que realizan dejan eso de lado para estamparnos una dosis de realidad en la puta cara a través de su combinación entre Metal y Deathcore bruto, malhumorado y jodidamente certero. La banda, formada en Tres Cantos (Madrid) allá por el 2010 y con Sito Shutter (voz), Fer Díez y Alfon Valladolid (guitarras), Pablo Fernández (bajo) y Adrián Arteche, presenta en este 2017 su segundo larga duración tras ese poderoso We Hate You All!! (titulazo) que también salió de la mano del sello Blood Fire Death. Para este trabajo han vuelto a contar con el gran Alex Cappa y en sus Metal Factory Studios para la grabación, mezcla y masterización, con la coproducción del propio Fer Díez (si has prestado atención al poco texto que llevamos, habrás visto que es guitarra de la banda). Desde luego, no hay duda de que el señor Cappa se encuentra detrás de estos pues, una vez más, logra que el disco suena como una apisonadora de principio a fin.

En Genocide encontramos 9 agresivos cortes, en los cuales cada nota huele a una mezcla entre furia, rabia y fosa común, más tres interludios en los que los cabrones te van avisando, pues cada tres temas, sube el nivel de Defcon para que te vayas haciendo a la idea de que, al llegar al track 12, no valdrás ni para comida de perros. Ritmos afilados, arranques de Groove del que revienta cráneos... Hummano dejan las risas para sus fotos y enfocan toda la agresividad que llevan dentro en este nuevo disco, que atruena por los cuatro costados.

Así, tras la intro Def Con Three, nos acecha Black Mirrors, que va entrando poco a poco pero con contundencia, para luego romper en velocidad sin detenerse hasta que deja paso a Prophet of None, que tira desde el inicio por un ritmo vertiginoso, marcado por la enorme labor de la sección rítmica, que suena con una solidez envidiable. Antes de subir el nivel de alerta a Def Con Two, es el turno de Stench of The Earth, en la que la agresividad perenne en el sonido de la banda se entremezcla con varios cambios de ritmo muy curiosos. La verdad, Hummano van a por todas en este disco y no planean dejar piedra sobre piedra, el conjunto instrumental conforma un auténtico muro de sonido que aplasta al que se le ponga por delante junto a la agresiva y siempre potente voz de Sito.



Tras el primer interludio, nos ataca No Gods, No Masters, toda una avalancha desde la batería, unas guitarras que cogen un estilo más afilado de cara al estribillo y a mitad de tema un cambio de ritmo hacia un sonido lento y farragoso. Le sigue S.N.A.F.U., contundente y groovera, muy machacona, y que deja paso a The Color of Misery, en la que destaco el buen juego de riffs que la conforman. Tras superar el último nivel de Def Con, pasamos a los tres cortes finales del disco, en los que la banda echa el resto a nivel compositivo, empezando por la abrasiva White Paranoia y siguiendo por King Cobra, con la que conforma una dupla soberbia y destacan como los mejores temas del disco desde mi humilde opinión. Para el final nos queda Solitary Confinement, otro trallazo sin compasión.

Total, un muy buen disco de Hummano que se suma a este primer trimestre de 2017 que ha resultado redondo en la escena nacional en cuanto a nivel de discos. Los madrileños suman una dosis de Deathcore y Metal Extremo que suena tremendamente compacta a la par que bruta, con nueve cortes de avasalladora agresividad, en los que la sección rítmica conforma un bloque sin fisuras, las guitarras corralan cual cuchillas y las voces suman un plus de agresividad al sonido de una banda que va a más con respecto a sus anteriores trabajos. Hummano suenan más salvajes, cafres y furiosos que nunca... y eso nos mola.

Comentarios

Twitter