Discos para una tarde de domingo: Saxon - Innocence Is No Excuse (1985)

Esta tarde de domingo, pese a tener la resaca de Dios tras una noche de locos en la plaza gomila viendo a cuatro grupazos + lo de siempre en el Fraguel, me apetece abrirme una cerveza más y disfrutar de un poco de Heavy añejo, del clásico, del más auténtico, aquel que aún no tenía etiquetas. En estos casos suelo recurrir al señor Biff Byford y sus míticos Saxon. Y hoy, concretamente, me decido por su disco del 85, ese de la bonica chavala de mirada inocente que ha mordido una manzana y te mira con cara de no haber roto un plato en su vida, en una de las portadas más míticas de la NWOBHM. En este trabajo los británicos tiraron de una vertiente algo más melódica y Hard Rockera, pero sin llegar a los extremos que coparían el Destiny o el Rock The Nations, que vendría después, siendo un poco el disco de transición entre esas dos etapas que vivieron muchas bandas del género al lanzarse a los sonidos más americanos que lo petaban por aquella época. Temas guitarreros como Devil Rides Out, Back on the Streets (ese riff inicial...), ese himno llamado Rockin' Again o la balada Broken Heroes, de las mejores de la carrera de la banda sin lugar a dudas, hablan por sí solos y conforman un disco mítico que, si bien no es el mejor de la carrera de Saxon, sí es un buen disco, plagado de buenos temas y al que siempre viene bien recurrir cuando quieres algo de los británicos pero no te apetece escuchar los mismos discos de siempre, pues mantiene un nivel realmente digno (como prácticamente toda la extensa discografía de los sajones) y, como leí en un tuit de un amigo no hace mucho, es un disco que siempre apetece escucharlo. 

Y por cierto, esta semana cumplió 34 años el Power & the Glory, por si también te apetece ponértelo y de paso celebrar la efeméride.

 

Comentarios

Publicar un comentario

Twitter