Reseña: Somas Cure - Éter

Ha empezado fuerte este 2017 a nivel nacional, amiguetes... los primeros discos editados entre nuestras fronteras que he catado en estos primeros días del nuevo año están a un nivel acojonante, queridos, Human Ashtray (reseña en camino), Brothers Till We Die... y ahora los mostoleños Somas Cure, una banda joven pero con las ideas muy claras y unas ganas de currar que asustan, que acaba de dar a luz su tercer retoño en forma de LP. Tras unos interesantes Equilibrium (2013) y Mitos (2015), ambos autoeditados, ahora nos vienen con Éter, de la mano de Rock Estatal Records, un trabajo en el que demuestran que siguen creciendo y madurando como banda y puliendo un sonido cada vez más fuerte y personal.


Actualmente formados por Txema Fonz (voz), Borja Iglesias y Álvaro Longarela (guitarras), Vitti Pérez (bajo) y Darío Gómez (batería) vienen con un trabajo que tiene de todo, juegan con mil influencias y tratan de adaptarlas al sonido Somas Cure, alternando momentos más cañeros con otros más melódicos en función de lo que estén expresando en sus letras. La voz de Txema, muy versátil, es una de las principales culpables de esto que acabo de comentar, pero no por ello dejaré de destacar la labora de la parte instrumental, en la que los cuatro instrumentistas juegan un papel muy activo para dotar a la banda de un sonido tan propio, jugando con diferentes ritmos o destacando con elaborados solos. Para completar la información, Éter ha sido producido por los propios Somas Cure, grabado y mezclado por Carlos Santos (Hamlet, Vita Imana) en los Sadman Studios (Madrid, España) y masterizado por el gran Jens Bogren (Kreator, Soilwork) en los Fascination Street Studios (Orebro, Suecia)... y han conseguido un sonido atronador, realmente bueno.

Tras la intro Génesis, el disco arranca con En Carne Viva, un tema de poderosa carga emocional en la letra, bien interpretada por Txema en lo que comentaba de la voz en el párrafo anterior. El tema empieza poco a poco y acaba desatando una locura, mientras que Leviatán y Aire van a un ritmo mucho más cañero y la voz alterna entre gutural y melódica, destacando, además un muy buen solo de guitarra en esta ultima. Seguimos con Kelt, que se ha quedado como una de mis favoritas del disco desde la primera escucha, muy directa y cañera, con uno de los mejores riffs del disco y voces de todo tipo y tras ella va Adicta, sencilla y melódica, que realmente me parece de lo menos destacable del disco (para mi gusto, ojo). Somas Cure tienen una personalidad muy clara y creo que eso es lo que más éxito les está dando, parten de una base totalmente metalera y a partir de ahí le añaden influencias de todo tipo, pudiendo juguetear con sonidos más extremos o melódicos según la situación lo requiera. Esa versatilidad es otra de las claves de Somas Cure y es lo que me ha llevado a comentar este disco en la página.



Éter, el tema título, que resulta ser un interludio de menos de un minuto, sirve como intro para Dunas de Marte, un tema redondo, con una letra asombrosa, que además va ganando con las escuchas. Seguimos con Abrir la Tierra en Dos, otro buen tema, en este caso a medio tiempo pero con momentos en que va ganando fuerza y Pangea en Llamas, otro interludio, que precede a Ceniza, la joya del disco con un riff destinado a que te dejes el cuello y una estructura redonda de principio a fin. El disco cierra con Mil Voces, contundente y directa desde el arranque hasta su final y, como he intuído por el título, con Txema llevando al límite su garganta. Una muy buena forma de cerrar este Éter, pues toda la banda se luce a lo largo del tema.

La verdad es que me ha parecido un disco muy maduro y honesto de los mostoleños, con las ideas muy claras sobre cómo quieren sonar. En Éter encontramos unos juegos de ritmos y voces elaborados, letras muy interesantes, buenas guitarras... el conjunto me tiene atrapado y engancha. Así como hay mucha peña a la que las letras en castellano les echan para atrás (ojo, lo respeto pero no lo comparto), a mi me ayuda a engancharme más a los temas. Y si encima son letras curradas como las de Somas Cure, pues mejor que mejor. Al final y resumiendo, queda un disco redondo para que los seguidores de la escena nacional disfrutemos de lo lindo y vayamos dando a esta joven banda de Móstoles el puesto que se merece en ella.

Comentarios

Twitter