Reseña: Penumbra - Senderos del Olvido.

Noooo... no nos olvidamos del debut de Penumbra, chavales. Si leísteis la lista de lo mejor del año de Irongirl (imagino que sí, porque batió récords de visitas), ya os habréis pispado de que nos mola el disco que presentan estos muchachos. Ella ya os explicó por qué y ahora, amiguetes, me toca a mi. Primero los presentamos, Penumbra es una joven banda formada en Toledo por Diego Escobar (voz), Héctor Rodríguez y Raúl Huertas (guitarras), Jorge Esteban (batería), Isaac Berraco (teclado) y Laura Pardo (bajo), en 2009. Desde entonces han ido currando, dando conciertos... ya sabéis, creciendo como banda. Incluso consiguieron grabar un EP en 2011 pero no lo llegaron a editar al no sentirse cómodos con el resultado (las prisas son malas consejeras) y decidieron tomarlo como referencia de la cual aprender y mejorar sus prestaciones.

Así, en 2014 empezaron a trabajar en su primer LP, este Senderos Del Olvido que os presento hoy. El disco fue grabado y producido por Héctor Gómez en los Hartwork Studios de Toledo y salió a principios del año pasado, por lo que llego un año tarde, pero llego, que es lo importante. Senderos del Olvido es un elaborado trabajo de Metal Alternativo (o eso es lo que entiendo yo, la verdad es que no los veo fáciles de clasificar y eso es algo que nos mola mucho en esta página), con unas interesantes letras en castellano y una gran inquietud para jugar con los ritmos y las estructuras que forman sus temas, además, presentan un buen juego de guitarras tanto en riffs como solos, pero lo que más me mola de esta buena gente de Toledo es la atmósfera que logran crear alrededor de sus composiciones. Escuchad el disco y veréis a qué me refiero (¡😁!).

Unas suaves notas de piano de parte Isaac nos sirven de intro para La Última Herida, un tema con constantes juegos de riffs, ritmos y voces, cambiando cada pocos segundos desde la melodía a la caña. Me parece ideal como carta de presentación, pues esas variaciones de ritmos son lo que más caracteriza el sonido de Penumbra y lo iremos viendo a lo largo del trabajo. Le sigue Tu Sentencia, tema en el cual la vena melódica de la banda sale a relucir y la verdad es que de primeras no me gustó en exceso, pero lo cierto es que a base de escuchas va mejorando y ahora la tengo como una de las canciones imprescindibles del disco, fíjate como son las cosas, amigo. Despierta, melódica, con un estribillo bastante pegadizo y Renacer, que sigue moviéndose en el límite entre potencia y melodía, sirven de antesala para la dupla estrella del disco, es decir, los dos temas que más destaco de Senderos del Olvido, Sin Dios, oscura y algo melancólica, destacando la labor del equipazo que forman Héctor y Raúl a las guitarras y Miseria, que a través del éxito que ha tenido tanto de cara al público como a la crítica, se ha acabado convirtiendo en la favorita de la banda y el tema estrella en sus bolos, cosa que no me extraña pues es el tema más potente y directo del disco, bien elaborado y muy efectivo, todo un temazo.




Riffs potentes mezclados con estribillos más melódicos y suaves es la primera muestra que ofrecen Penumbra en forma de LP, una combinación arriesgada y cuyo equilibrio no es fácil de encontrar, pero creo que estos toledanos lo consiguen en la mayoría de ocasiones, aunque es cierto que en algunos momentos las partes melódicas se me hacen demasiado dulzonas. Aunque esto es cuestión de gustos, pues es innegable que esas partes melódicas están muy buen trabajadas. Se nota que han dedicado mucho tiempo y esfuerzo a la elaboración de cada composición que conforma este disco, amigos. La cosa sigue avanzando con Destino, cañera y de aires oscuros, destacando la labor de la sección rítmica (brillante en todo el álbum), jugando con las guitarras en sus constantes cambios. Senderos del Olvido, el tema título, se presenta como un medio tiempo bastante melódico, que en ciertos momentos arranca a toda pastilla variando el ritmo, pero el estribillo se me pasa de dulzón. Y vamos encarando el final del disco, que llega con El Pacto, temazo, con uno de los mejores riffs del disco, y Juicio, que junta las cualidades de Penumbra en un elaborado tema, en el que Héctor y Raúl lucen de nuevo su buen hacer a las seis cuerdas.

Penumbra tienen un sonido y una personalidad propios, con sus influencias, sí, pero la atmósfera oscurilla que envuelve sus temas es de fabricación propia y eso, en un primer disco, es un golazo. A partir de este Senderos del Olvido la banda tiene vía libre para crecer y avanzar en sus composiciones, tanto si le quieren meter más melodía como si quieren sonar extremos. Centrándonos en este, hay un equilibrio bien trabajado entre ambos estilos, pueden poner el doble bombo a sacar humo como pueden envolverte con delicadas melodías, esa versatilidad me parece otro de los puntos destacables de este disco, aunque debo reconocer que me gustan más cuando meten más caña. Sea como sea su evolución, en La Poza del eso estaremos atentos, oues tienen un futuro muy interesante.

Comentarios

Twitter