Reseña: Human Ashtray - Exile

¡Todo el mundo a cubierto, me cago en la santísima trinidad, se viene una bomba sónica de proporciones bíblicas! Desde La Selva (una comarca de Girona, allá por el Amazonas), nos llega el tercer disco de Human Ashtray. Una explosión de Death Metal entre técnico y brutal que dura poco (7 temas, 28 minutos), pero no deja títere con cabeza (más que nada porque las aplasta, revienta o se las come todas de un bocado). La banda, actualmente formada por William (voz), Xevi (guitarra), Herpes (bajo) y Ciri (batería), llevaba desde 2012 sin sacar un nuevo album de estudio y estoy convencido de que los seguidores de la escena extrema nacional esperaban ansiosos una nueva muestra de poderío por parte de Human Ashtray. Estamos hablando de una banda con más de diez años de carrera a sus espaldas, que ha tocado en unos cuantos países y ha compartido cartel con bandas como Dying Fetus, Napalm Death, Soulfly, Entombed o Brutal Truth, por lo que ya saben bien de qué va esto del Metal extremo y así lo demuestran en Exile.

El disco, grabado, producido, mezclado y masterizado por el propio Xevi Alegre en los Trempol Estudios, suena atronador, como un auténtico cañón, y en él tenemos, como carta de presentación rápida, una sección rítmica frenética, un juego de guitarras demoledor y una voz que escupe almas desde las profundidades más putrefactas del infierno. Juegan tanto con el Technical como con el Brutal Death Metal (en esta última faceta me molan más, yo es que soy un cafre de la vida) y lo que te aseguro que no encontrarás son baladas acústicas ni otras chorradas.


Lo que sí tenemos es una intro que bueno, está ahí para ponernos en situación y dejar paso a la tralla, que llega con The Last Lines of Exile, un corte machacón y muy directo, en el que parece que sustituyen los bombos de la batería por una metralleta, ya que el colega Ciri se luce a lo largo del mismo. Me flipa el riff que sacan a partir de los tres minutos de tema, hale, ya lo he dicho. Más abrasiva se presenta Bacteriological Warfare, un cañonazo destinado a despellejarte y hacerse una barbacoa con tus tripas, así de suaves y delicados son Human Ashtray, amigo. Seeking The Strenght, que se abre paso a martillazos sin mostrar piedad, nos deja con Post Mortem Nihil Est, el mejor corte del disco sin lugar a dudas (o al menos eso pienso yo), un corte de siete minutos absolutamente devastador en el que los cuatro se lucen de lo lindo. Riffs afilados, ritmos demoledores, un solo de guitarra espectacular y una voz puramente infernal se dan un festín en el tema más ambicioso del conjunto y que acaba con una masacre de tiros y explosiones que encaja muy bien para definir a la banda, no hay piedad, no hay compasión, solo muerte. Para el final nos quedan The Purest Of All Evil, poco más de dos minutos avasalladores, brutal death metal de toda la vida, y Death Is Certain, Life No, algo más centrada en la técnica, pero igualmente efectiva y con algún momento para el cachondeo.

Y así se nos ha pasado este Exile que, desde luego, sabe a poco, tras cinco años sin nuevo material de los gerundenses, Exile nos arrasa brutalmente y sin compasión, pero con demasiada prisa y, la verdad es que el disco se hace corto, pero el hecho de que esa sea su principal pega, habla bastante bien de él, ¿No?. Abrasivo, devastador... Human Ashtray son puro Death Metal y así lo plasman en esta nueva obra, que da un paso adelante en la madurez de estos amantes de los sonidos más extremos del Metal. Con una sección rítmica acojonante como principal aspecto a destacar, pues la labor de Ciri y Herpes manejando los ritmos de cada tema es impresionante, y unas guitarras y voces en su punto, Human Ashtray demuestran que siguen vivos y que seguirán alimentando de buen material a la escena extrema, lo cual es una gran noticia, amigos.

Comentarios

Twitter