Los 16 de 2016... de Jose Meh.

Se acaba 2016, un gran año para La Poza en el que hemos seguido creciendo paso a paso gracias a vosotros, los que estáis al otro lado, mostrando vuestro apoyo a este pequeño espacio de la red dedicado a poco más que recomendar y comentar bandas buenas de Metal, ya sean nacionales o internacionales. Por tanto, antes de enseñaros el listado de los discos que más me han llamado la atención de este año bisiesto que se larga, quiero agradeceros, una vez más, vuestra presencia al otro lado de la pantalla, ya sea leyendo los posts, comentando en Facebook o Twitter, participando en nuestros sorteos o simplemente saludándonos cada vez que nos vemos en un bolo. Esto sigue adelante gracias a vosotros y habéis aportado a que, por una vez en mi puta vida, no deje algo a medias y siga adelante.

Y no me enrollo más. Como sabéis, esto no es una lista de "lo mejor" del año, pues para eso tendría que haber escuchado 50 veces todos los discos que han salido este año y, evidentemente, es imposible. Es una lista con lo que más me ha impactado, sorprendido o simplemente gustado y aprovecho para recomendaros su escucha. Hay de todo y para todos y tenemos bandas nacionales e internacionales. De todas formas haré un Top nacional aparte para no dejar de destacar algunos discazos que han sacudido la escena del país este año y merecen tu atención.

Ojo, la lista no sigue ningún orden concreto, al haber variedad entre diferentes ramas del Metal, la lista varía según mi estado de ánimo.


Striker – Stand in the Fire

Una de mis bandas favoritas del revival ochentero que estamos viviendo en los últimos años. Los canadienses vuelven a la carga con su cuarto disco después de volarme la cabeza con City of Gold hace dos años. Heavy del bueno, una voz potente, guitarras enormes, estribillos pegadizos... simple, sencillo y directo. Discazo.



Conan – Revengeance.

Denso, duro, pesado... enorme. El trío de Liverpool (o el proyecto de Jon Davis, único miembro original de la banda) ha parido un disco redondo, al que no le sobra ni un segundo, pero difícil de escuchar para el que no esté habituado a su mezcla de Stoner y Doom. Guitarras gruesas y densas, ritmos pantanosos y una voz tan desgarrada como cautivadora son las culpables de que esta tercera obra de Conan esté entre mis discos favoritos del año.




Meshuggah - The Violent Sleep Of Reason.

Poco que decir de estos suecos. Creadores de un sonido que muchos intentan imitar, pero nadie consigue patear culos como ellos. En este disco no varían su estilo, ni falta que les hace. Siguen sonando frescos, potentes e inspirados y en conjunto, TVSOR es un trabajo redondo, con una producción soberbia, que incluso ha conseguido enganchar a gente que no acostumbra a adentrarse en el sonido de Meshuggah, cosa sorprendente.



Mutant - Pleiades

Despuntar haciendo thrash y después cambiar tu sonido no es fácil. Muchos de los que te descubrieron posiblemente te darán la espalda (hay mucho cerrado por ahí), pero si lo haces bien, te ganas seguidores. Personalmente aplaudo la apuesta de Mutant, que, sin dejar de sonar a sí mismos, han metido influencias de stoner y psicodelia a su sonido y les quedó un disco que, habiendo salido a principios de año, se ha mantenido hasta hoy entre mis favoritos de 2016.


Sinistro - Semente

El descubrimiento del año, supongo. Entraron a última hora en el Resurrection Fest ocupando el lugar de los belgas Amenra, me acerqué a verlos prácticamente a ciegas aunque ya me los habían recomendado... y quedé prendado. La interpretación que aporta Patricia Andrade a los temas me parece sencillamente espectacular y al haberlos visto en directo, la cosa mejora aún más. Guitarras pesadas mezcladas con la dulce voz femenina, además en portugués, un idioma que personalmente me encanta para el Metal. Altamente recomendable para seguidores de los oscuros sonidos del Doom Metal y similares.


Testament – The Brotherhood of the Snake.

Qué decir de estos tótems del thrash... ha sido un año enorme para el género, Death Angel, Sodom, Megadeth, Protector, Destruction... y jovenzuelos como los cafres de Lost Society o el virtuosismo de Vektor han demostrado que este género que muchos daban por muerto, sigue muy vivo. Me quedo con los de Chuck Billy simplemente porque me parece el más devastador de todos y el más redondo. Dudaba entre este y el de Protector, pero sin duda, el nuevo trabajo de Testament tiene unos himnazos como Stronghold o Seven Seals que no tienen precio.



Anaal Nathrakh - The Whole of the Law

Lo de esta gente es acojonante. Recuerdo que cuando los descubrí con el Vanitas (2012) tuve pesadillas durante un mes, por lo oscuro y desgarrador de su propuesta, tocando todas las ramas del Metal Extremo de una forma que te perfora el alma a lo bruto. 4 años después, han vuelto a desgarrarme el alma con su poderoso e infernal sonido. Furia desatada, tralla descontrolada... no aptos para cualquier oído.



Trallery - Spiritless

Mis paisanos Trallery se la han jugado, pero creo que les ha salido bien. Llamaron la atención hace tres años con un disco de Thrash clasicote, bien elaborado, que les llevó a tocar en Wacken. Ahora muestran su madurez personal y musical en un disco que se sale de las fronteras del Thrash, algo parecido a lo de los ya mencionados Mutant, aunque en este caso jugando más con el progresivo o el Metal moderno que con el Stoner. Si no eres un talibán cerrado en tu mundo trve, apreciarás la tremenda labor y ejecución que hay detrás de este puñetazo que han dado los mallorquines sobre la mesa. Discazo.



Alter Bridge - The Last Hero

Alter Bridge siempre han sido una banda especial para mi. Llevo escuchándolos desde el día en que descubrí lo que es el Rock, el Metal y compañía, creo que no hay una sola banda que haya escuchado durante tanto tiempo. Disco a disco han ido evolucionando y gustando a más gente, hasta tal punto que llenaron la Santana 27 de Bilbao y rozaron el sold out en la Razzmatazz hace un mes y medio. The Last Hero sigue adelante con su propuesta, buenos riffs, estribillos redondos (aunque algunas veces repiten demasiado el mismo patrón, debo admitirlo) la guitarra de Tremonti echando humo y un Myles Kennedy pletórico, en el mejor momento de su carrera. Show Me A Leader, My Champion, Crowns on a Wire o Poison In Your Veins funcionan a la perfección como muestra de lo que ofrecen Alter Bridge en pleno 2016.



Alcest - Kodama.

Los franceses Alcest simplemente me flipan (ala, qué objetivo eres, pues sí, por algo es mi lista). Las atmósferas que crean en sus trabajos siempre me atrapan irremediablemente y en Kodama no ha habido excepción. En este disco, muestran una especie de vuelta a sus orígenes bajo "una capa de Shelter", su anterior trabajo, en el que suavizaban bastante su sonido y no acabó de gustar a muchos de sus fieles (supongo que yo no soy uno de sus fieles, pues a mi me encantó).



DGM - The Passage

Ahora es cuando agacho la cabeza y reconozco que no pilotaba la carrera de estos italianos hasta este, su noveno disco (casi nada), y ha sido gracias a la brillante reseña de un compañero de Dioses del Metal, que insistió mucho con esta banda. Practican un Prog/Power Metal con algún guiño al Hard Rock, supongo que una referencia para que os hagáis una idea de por dónde van los tiros serían unos Symphony X. Buenas guitarras, buenas melodías, una voz muy melódica, con muy buen gusto... un disco redondo.


Pervy Perkin - ToTeM

Toda una ida de olla la de estos murcianos afincados en Madrid. Cuando recibí el disco y me atreví a reseñarlo, pasé miedo. Hay tanto que contar, tantos matices, detalles, locuras... pero me alegro de haberlo hecho. ToTeM es el resultado de una banda inspirada, con ideas de todo tipo y mucho talento, que no se puso absolutamente ningún límite a la hora de componer. Vertieron sus ideas e inquietudes en sus temas, sin importar su duración ni la cantidad de estilos e influencias que iban a confluir en ellos y el resultado es, sencillamente, espectacular.



Devin Townsend Project - Trascendence.

Excelso. Por todos es sabido el gran talento que posee la versión amable de Lord Voldemort. Una cabecita loca, rebosante de ideas al que le cuesta horrores sacar un disco que no sea brillante. Las composiciones que copan este Trascendence siguen un poco por los derroteros presentados en sus recientes trabajos, cargados de aires épicos y grandilocuentes, pero sigue sonando fresco e inspirado.



Insomnium - Winter's Gate

Propuesta arriesgada la de Insomnium, un disco formado por un tema de 40 minutos, dividido en 6 partes y contando una historia. Nada fácil de elaborar, desde luego, me cuesta imaginar el curro que puede llevar hacer un disco así, pero estos tíos están hechos de otra pasta y se encuentran en un momento brutal de forma. Así queda plasmado en un auténtico discazo. Insomnium, al menos de momento, son incapaces de decepcionar a nadie.



Dark Tranquillity - Atoma

Dark Tranquillity es una banda que me genera mucha admiración. Siendo de los pioneros del Death Melódico, han mantenido un nivel muy sólido en todos sus discos, con algún altibajo, por supuesto, pero siempre en un nivel digno. Atoma sigue en ese punto alto y de hecho me parece uno de los mejores trabajos que han editado en los últimos años. Grandes melodías, atmósferas marca de la casa, estribillos logrados... ni la marcha de Martin Henriksson ha podido con ellos. Destacar también, ya que estamos, su concierto en el pasado Resurrection Fest, enorme.



Ihsahn - Arktis

Don Ihsahn. Lo que toca, lo convierte en oro. Su discografía en solitario me parece sublime, sin un solo punto bajo (aunque es cierto que el Das Seelenbrechen me cuesta un poco más). En este Arktis sigue a un nivel enorme, menos complejo que el anterior, regresando un poco a los inicios de su carrera en solitario. Al final, Arktis es un trabajo comandado por un black progresivo efectivo, con elaboradas atmósferas y la colaboración estelar de Einar Soldberg (Leprous) en Celestial Violence, posiblemente el tema estrella del disco, aunque todo el conjunto es espectacular.



Comentarios

Twitter