Rage + Now Or Never + Ravensnight en Zaragoza

Es una gran alegría poder decir que cada vez son más frecuentes conciertos de grandes bandas en Zaragoza.  El viernes 14 de octubre, en plenas Fiestas del Pilar, pudimos presenciar el bolazo de Rage, con Now Or Never y Ravensnight como encargados de abrir la velada. Un concierto lleno de emociones y con un ambiente inmejorable, tanto entre el público como en el escenario.







Vale, inmejorable con una pequeña excepción. Desafortunadamente la actuación de Ravensnight fue algo deslucida. No es un grupo desconocido en Zaragoza por lo que muchos pudimos disfrutar anteriormente de su potente power metal en directo y no hacía falta mucho rato para darnos cuenta de que algo no va del todo bien. A los chicos se les veía muy serios y hasta me arriesgaría decir que incómodos en el escenario, aunque estaban tocando de forma absolutamente correcta (luego pude informarme que tuvieron ciertos problemas técnicos que les impidieron trabajar de su manera habitual, cosa que evidentemente causó mucho estrés). A pesar de ello Franky, el vocalista, hacía todo lo posible para salvar la situación, aun reconociendo que no es el mejor concierto de su vida. Por mi parte sólo puedo decir que Ravensnight no sonaba tan mal como les parecía a los chicos desde el escenario y que entre el público se podría apreciar varios grupitos de fans, disfrutando del concierto. A mí personalmente me gusta mucho el potente sonido de sus guitarras y algunos solos muy currados. Uno de los cortes muy importantes que presentó el grupo fue Akh Of Eternity, un temazo de power metal en toda regla, con el cual compiten en el concurso de POPYROCK. Si todavía no lo conocéis, os animo a echar un vistazo a la página web de Ravensnight, donde también encontraréis enlaces para votar: http://www.ravensnightofficial.com/noticias  ¡Recordad que lo que a nosotros supone un minuto de “molestias” para seguir el proceso de la votación, para el grupo puede suponer un antes y después en su aventura con la música! Desde este blog estaremos muy pendientes del concurso y deseamos mucha mierda a los powermetaleros maños. También os recuerdo que el 3 de diciembre volveremos a ver a Ravensnight junto con Phoenix Rising y Eveth, abriendo la noche para los húngaros Wisdom. ¡La cosa promete, así que no faltéis!

Setlist: Undefeated/A New Beginning/Vanquisher Of Darkness/Life/The Return/Akh Of Eternity/Reunited/Majestic Dragon Ride.


Volvamos al concierto, porque llega turno de Now Or Never. Posicionada cómodamente en primera fila y rodeada de gente majísima (incluidos dos representantes de la nueva generación de amantes del Metal, como podéis apreciar en la foto), no sabía que estaba a punto de convertirme en una fan incondicional de este grupo. Lo voy a repetir siempre: no hay manera de saber cómo es realmente el directo de una banda sin presenciarlo en persona. ¡Y lo que presenciamos en el Centro Cívico Valdefierro fue enorme! Tras la breve Intro empezó a sonar Sonic Ecstasy, dejándonos boquiabiertos desde las primeras notas y si todavía quedaba alguien con dudas, con I Shall Remain los Now Or Never se metieron el público en el bolsillo de forma indiscutible. El grupo derrocha simpatía por los cuatro costados y el parecido de Joe Amore al gran Dio es enorme y no es en absoluto un estilismo forzoso con poses estudiadas, él simplemente es así (encima hace justicia a su nombre, es un amor de persona). Seguimos con Reach Out, dando paso a Now Or Never, puro heavy metal en vena, amigos ¡Una gozada! A estas alturas en la sala (en la que no cabía ni un alfiler) reinaba la fiesta y fue muy emocionante formar parte de la gran familia metalera, disfrutando de lo lindo. Bajamos un poco las revoluciones con King For A Day y la preciosa balada An Angel By My Side. Pero enseguida llegó turno de saltos con Red, Hot & Heavy, un temazo de Pretty Maids de los capaces de resucitar a un muerto y al que Joe nos invitó a cantar con el grupo. He de reconocer que esta vez salió fenomenal, por una vez no sonamos como una pandilla de gatos hambrientos jajaja. Y con dos ex miembros de Pretty Maids en el escenario (Kenn Jackson en el bajo y Rickie Marx en la guitarra) el tema sonó brutal. Joe corría sin descanso por el escenario, jugando con el micro, divirtiéndose a lo lindo con Ricky, interactuando sin parar con el público. Princess of Undiscovered Land y Feel Alive nos acercaron hacia el final de este fantástico concierto. Y, para terminar, Wind Of Freedom, saludos, fotos, agradecimientos etc… A mí personalmente el bolo se me hizo corto y haré todo lo posible para volver a ver Now Or Never, ojalá en un concierto propio, ya que me comentó Joe que también suelen tocar algunos covers de Dio y me apetece enormemente vivirlo en persona ¡Ha de ser impresionante!







Y llegó el momento cumbre de la velada, Rage. Tras los cambios y arreglos técnicos pertinentes, se apagaron las luces y los centenares de corazones de metal presentes en la sala casi se paran a la espera de lo que venía ahora. Al lado tuve a un amigo que vio a Rage ni más ni menos que 21 veces y sé que había muchos más fans incondicionales de la banda alemana que se acercaron desde toda la península para ver a sus ídolos.
Después de unos segundos de oscuridad y silencio casi absoluto en la sala, la Intro, seguida por The Devil Strikes Again sacudió el Centro Cívico hasta los cimientos. Un despliegue de virtuosismo de Peavy, Marcos y Lucky hizo temblar no sólo la sala, sino sospecho que a Zaragoza entera. O incluso más, ya que al terminar el segundo tema, Days Of December, Markitos nos pidió que cantemos de tal modo que se nos oiga en Canarias. El público no se hizo de rogar y un potentísimo OE OE OE OEEEE sonó de manera tan brutal que es muy posible que nuestro amigo Fran escuchó algún eco sospechoso en Tenerife ;-) Rage una vez más demostraron que menos es más y que tres músicos en el escenario bastan y sobran para ejecutar un show inolvidable y llevar el público hasta el borde de la locura.
Sonaron temazos como Black In MInd, Down (brutal la reacción del publico aquí), Until I Die, Deep In The Blackest Hole. Al llegar turno de Dark Side Of The Sun, tuvimos a Marcos animándonos a montar los mosh pits. No sé si finalmente hubo alguno porque no podía quitar la vista del escenario, impresionante el show que monta esta gente. Peavy no paraba de bromear y contarnos historias, valiéndose de ayuda de Marcos como traductor (hemos aquí al intérprete más simpático del mundo, sin duda ninguna).  El guitarrista por su parte nos pedía aplausos especiales para Peter, ya que este se encontraba algo resfriado, cosa que de hecho no deslució en absoluto su actuación, a pesar de que el pobre tuvo al alcance de la mano una pila de pañuelos y de vez en cuando entre los temas tenía que apartarse del micro para toser. ¡Por supuesto las ovaciones no tenían fin! Todos supimos apreciar el gran esfuerzo y sacrificio por parte de nuestro querido Peavy. Entre un ambiente fantástico, el público sin parar de cantar y el grupo disfrutando visiblemente de la actuación, llegaron más himnos: End Of All Days, Back In Time, Spirit Of The Night, Price Of War (al que Peter nos presentó como un tema muy actual), My Way, Solitary Man… Los Rage agradecieron la presencia de nuestros jóvenes amigos en la primera fila, proporcionándoles agua y regalando púas y baquetas, sin duda un gran gesto por parte de la banda. Para finalizar el concierto, sonó mi favorita Don’t You Fear The Winter, una vez más cantada por centenares de gargantas, provocando a la servidora piel de gallina y casi lágrimas (si un día llega un solo bolo en el que no voy a llorar, dejaré de dedicarme a esto de la música, amigos). Los músicos se retiraron del escenario, pero por supuesto todos sabían que todavía queda la “propinilla”. Y aquí llegó la fantástica Higher Than The Sky, con el estribillo que los músicos nos hicieron cantar sin parar durante varios minutos, mientras ellos se marcaban una divertida jam sesión. El momento clave llegó por supuesto con Marcos presentado por Peavy como un gran vocalista y “marcándose un Dio” con un soberbio Holy Diver. (Una pequeña muestra aquí). Y entre infinitos aplausos y lluvia de púas y otros detallitos terminaron las casi dos horas de concierto de Rage. Gran grupo, grandes profesionales y grandes personas.





En resumen; impresionante velada con la mejor música y dos de las bandas más simpáticas que conocí jamás. Al acabar las actuaciones Marcos en representación de Rage y los Now Or Never al completo, incluyendo a su amabilísimo (como no) manager, estuvieron firmando discos, haciéndose fotos, charlando y bromeando con los fans. Espero volver a ver a ambos grupos en España y me alegra enormemente poder  deciros que de Rage (según el “chivatazo” de Marcos), pronto tendremos noticias.

Comentarios

  1. hola, soy uno de los niños de la foto y solo puedo decir que irongirl tiene razon y que rage fue un pasote ademas markos me regalo una pua a mi y a mi hermano tmb baquetas y una foto firmada. adios;)

    ResponderEliminar
  2. comno nos podemos poner en contacto contigo irongirl??? para que nos pases las fotos...queremos revelarlas para que nos las firmen en el leyendas del rock...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Twitter