Crónica: Nervosa + Reaktion + Elarmir + Ivory Times en Sala Bóveda, Barcelona.

No sé como coño lo hacen, pero Nervosa tienen la sana costumbre de, cada vez que vienen de gira como cabezas de cartel, pillarme por la península. Dos veces han venido y en ambas me han pillado en plena resaca del Rock Fest Barcelona, así que en ambas he dicho "hostia, pues ya que estoy, voy a verlas...". El año pasado las pillé en Zaragoza, cuando tocaron en la sala Creedence con nuestros adorados Desolator en una noche en la que lo pasamos teta y además entrevistamos a la ultradorable Fernanda Lira (voz y bajo de Nervosa) y en esta ocasión las pillaba en Barcelona, a menos de 8 horas de pillar el avión de vuelta a Palma. Además venían bien acompañadas por las bandas que habían girado con ellas por la península, los italianos Ivory Times y Elarmir y los thrashers catalanes Reaktion en una fecha que no me podía perder.



Así, llegué a la Bóveda a tiempo de acercarme a la barra y pedir mi caña antes de que los italianos Ivory Times abrieran la velada. La verdad es que lo tenían complicado, desplegar su rock alternativo/post grungero frente a una treintena de personas que esperaban a un grupo de thrash no era fácil. No sé si fue por eso, pero a los muchachos se les vio incómodos de cojones. Muy secos y serios, desplegaron su setlist de media hora sin dar mucho de sí y sin llamar mucho la atención. La banda, formada por Il Cinque a la voz y bajo, Phil Bertone a la guitarra y Daniele Cocco a la batería, desplegó varios temas de sus dos discos sin apenas despeinarse, me faltó algo de movimiento y simpatía en la banda (una sonrisa, un par de palabras... algo), aunque intuyo que eso iba ligado a su estilo que, en otras circunstancias, posiblemente me habría gustado más. Repasando temas de su corta carrera como Ivory Times, Suicide World o Hero of Himself (que esta sí me gustó) fueron mostrando su música al público de la Bóveda antes de cerrar con A Liar su breve (y prescindible) show, con el que pasaron sin pena ni gloria por Barcelona.

A continuación iban los también italianos Elarmir, cuyo estilo tampoco encajaba con el Thrash que capitaneaba por la noche, pero mantuvieron algo mejor el tipo que sus compatriotas con su estilo de Metal Gótico jugando con el rollo sinfónico y a ratos con el progresivo, alternando la operística voz de Dysdemona con la profunda y potente voz gutural del guitarrista Alex Trotto. Su puesta en escena mejoró lo presentado por Ivory Times y nos ayudó a entrar en calor. Vinieron a presentar su primer y único LP, Human Wisdom y abrieron con Thorn, para seguir con Dish of Pain, un tema que realmente me gustó, y Perversion todas de su primer disco, con un buen juego de guitarras, buenos solos, con unos temas bien ejecutados y elaborados en lo instrumental... la verdad es que los muchachos tienen buen material y lograron hacer bastante amena la espera para lo grande de la noche con su buen hacer sobre las tablas. La siguiente, The Others (Whispers) de la que recientemente grabaron videoclip, fue la que me encandiló, un muy buen tema en el que la banda despliega todo su potencial y suena realmente bien, antes de que cerraran su show con Human Wisdom, tema título del disco. Buen concierto de Elarmir que, pese a no tocar un estilo que me guste en exceso, sí mostraron buenas maneras sobre el escenario además de mucha simpatía fuera de él, así que me ganaron. Tienen que pulir ciertos aspectos, pero tienen mimbres para labrarse un buen futuro en la escena italiana.

Y ahora sí, era la hora del fucking thrash merol con el mejor descubrimiento que hice en la noche del pasado jueves. Los catalanes Reaktion, formados por varios ex-miembros de bandas gordotas de la escena thrasher catalana, como Iván Lara (ex-Reek) a las voces, Gustavo Revoredo a la guitarra rítmica, Ramon García (ex-Colateral) a la guitarra solista, Dani Ruiz (ex-Steelgar) al bajo y Xavier Vidal (ex de los enormes Vivid Remorse, una de las bandas de thrash nacional que más me gustaban) a la batería, salieron a repartir cera a lo más bruto posible presentando su primer y único LP, editado recientemente bajo el título de Blackmailed Existence (del que compré una copia y trataré de comentar aquí mismo en cuanto pueda). El cotarro lo lideraba un Iván Lara desbocado, que no paraba quiero y que parecía que perdía la cabeza por momentos, como si entrara en trance o sufriera una posesión infernal, no lo sé, pero el tío es una mala bestia en directo y aporta muchísima vitalidad a Reaktion. La banda, practicante de un thrash agresivo y rápido, muy de corte clásico, arrancó su set con el tema Usual Threats para pasar a una de mis favoritas del disco, The End of the War, que daba para mosh pit, pero la entrada era demasiado floja para ello, una lástima. Siguieron  repartiendo cera con 111 (otro temazo), Before It's Too Late y Prostitued City antes de invitar a un amigo de la banda a cantar el tema Back to Reality que, pese a que el colega no está en ninguna banda, mostró mucha energía sobre las tablas. Ya nos acercábamos al final con Blackmailed Existence y Through the Cracks, con la que cerraron un muy buen concierto y dejaron al público en su punto para la salida de Nervosa.

Y era el turno de las brasileñas Nervosa que, con su segundo disco bajo el brazo venían por primera vez a la ciudad condal y por segunda vez a la península con el objetivo de mostrar todo lo que han crecido y aprendido tras un año en el que no han parado de girar y tocar por todos los rincones posibles. Y sí, han crecido, Nervosa es una banda más madura que hace un año pero igual de cercana que entonces, pues al terminar el concierto pudimos hablar un rato con Fernanda Lira (que se acordó de La Poza y de un servidor un año después) y se mostró igual de maja. Pero volviendo a lo importante, Nervosa dieron otro gran concierto en el que dejaron más que satisfechas a las, aproximadamente, 60 personas que se acercaron a la Bóveda (entrada algo pobre, sí... supongo que al final se juntaron muchos factores que complicaron una mayor afluencia de público...). Abrieron con el tema Hypocrisy y Fernanda ya nos adelantó que iban a tocar muchos temas del Agony, el disco que vienen presentando, y así fue. Siguieron con Arrogance antes de volver al Victim of Yourself con Death, una de las canciones más coreadas de la velada. Fernanda lideraba el cotarro con la energía y simpatía de siempre mientras Pitchu machacaba los parches como si les tuviera manía por algún asunto personal y Prika, más parada y fría que el resto, mostraba su buen hacer a las seis cuerdas mientras se iba soltando poco a poco. Siguieron alternado temas de sus dos discos, con Surrounded by Serpents, Victim of Yourself, Failed System y Envious, una de cada disco, antes de llegar al momento cumbre de la noche, cuando reventaron la sala con el single de Agony, Intolerance Means War, muy celebrada por los presentes incluídos algunos miembros de Crisix que veían el show desde atrás, y luego Fernanda presentó el que es su tema favorito (también el mío) que no es otro que Guerra Santa, el único tema que tienen en portugués y eso le aporta un aire muy exótico que lo diferencia del resto de temas de Nervosa, aún con eso, es un tema más del agresivo Thrash Metal que presentan las brasileñas pero con ese aliciente, el idioma, que aporta el toque diferente. Con el público ya entregado y algún pequeño mosh pit, el show iba llegando a su fin. Masked Betrayer, Hostages y Theory of Conspiracy (otro gran tema del Agony) dejaban paso al gran final con el que parece que será el clásico de la banda, el single del primer disco Into Mosh Pit, con el que el público se daría sus últimas hostias y con el que Nervosa nos citaban a la mesa de merch para hacerse fotos con la gente y hablar un rato.

Nervosa cumplieron, están creciendo de lo lindo a base de buen trabajo y, por qué no decirlo, una promoción bestial ayudado por el punto exótico que aporta el hecho de encontrarnos a un grupo íntegramente femenino practicando un abrasivo Thrash Metal, cosa que no es fácil de ver por estos lares. Sonaron de lujo (la verdad es que la acústica de la Bóveda me sorprendió para bien), se mostraron enérgicas y simpáticas como siempre y se ganaron a la gente que se acercó a verlas, pero deben seguir trabajando para seguir creciendo, tienen mimbres para ello. Grata noticia, también, el descubrimiento de Reaktion y Elarmir, que me dejaron un buen sabor de boca y dos bandas para investigar y descubrir, y es que por eso me gusta la tan denostada figura del "telonero", pues siempre te depara gratas sorpresas como estas dos bandas. Una gran velada que acabó lo suficientemente pronto como para poder dormir unas horas antes de volver a casa. Perfecto final a una semana en Barcelona.

Comentarios

Publicar un comentario

Twitter