Reseña: Nervosa - Agony

Thrash. Puro, de corte clásico, más simple que el mecanismo de un botijo, sí, pero con una garra y una actitud tremendas. Eso es lo que practican estas tres bestias de Sao Paulo, Brasil. Tuve la fortuna de verlas y conocerlas el año pasado cuando su gira europea pasó por Zaragoza y tras esas muchachas adorables y encantadoras se esconden tres auténticas fieras que aparecen cuando se suben a las tablas. Tras un notable debut bajo el título de "Victim of Yourself", Nervosa se ganaron el respeto de muchos aficionados al Thrash, sobre todo los seguidores de la reciente oleada de bandas jóvenes que ha parido el género en los últimos años. Tal es así, que con solo un disco a sus espaldas ya tuvieron la oportunidad de girar por Europa junto a los británicos Desolator (majísimos chavales y muy buena banda) y nuestros Crisix y este verano volverán como cabezas de cartel antes de embarcarse en septiembre en una bestial gira con Destruction, Flotsam & Jetsam y Enforcer en septiembre, señal de que algo están haciendo bien.

En 2016 dan su segundo paso en forma de LP con este Agony, donde siguen con la propuesta que mostraron en 2014, pero mostrando un sonido más maduro y más sólido. Mejorando claramente su anterior trabajo. Nervosa, a través de Napalm Records, acaban de sacar un disco ambicioso, donde muestran un hambre tremenda y demuestran lo mucho que han aprendido a lo largo de este último año, en el que tocaron por todo el mundo y compartieron cartel con bandas muy grandes.

Así, tras la portada ultramolona que presentan (mucho mejor que la anterior, que era algo cutrona, la verdad), la cosa arranca con Prika machacando los parches en el tema Arrogance, un corte de puro thrash que sirve como carta de presentación de lo que son capaces de proponer. Lo primero que percibimos es una producción fantástica, el disco suena atronador de cojones y se aprecia cada instrumento con suma facilidad. Seguimos con Theory of Conspiracy, uno de los cortes más potentorros del disco, con una Fernanda rugiendo como nunca. Seguimos con Decepcion, tema Slayeresco rollo South of Heaven total, e Intolerance Means War, corte sencillote, sin mucho que ofrecer pese a ser el primer single del disco, que nos dejan con Guerra Santa, que tras el brutal berrido de Fernanda tiene la particularidad de que está cantada en portugués, lo cual le da un aire exótico que hace que el tema gane mucho encanto. Aparte de que es un auténtico cañonazo y uno de los cortes más molones del disco.

La verdad es que el disco no ofrece mucha variedad, todos los cortes ofrecen thrash puro y duro, así Failed System, Hostages y Surrounded By Serpents siguen por los mismos derroteros de thrash rápido y agresivo, deudor de sus grandes influencias como Nuclear Assault. Y sí, echo en falta algo de variedad, puesto que tenemos aquí 11 temas y al final la cosa puede resultar algo monótona pese a contar con cañonazos como la que sigue, CyberWaste, que sobresalen un poco de entre los demás. Los dos últimos temas, Hypocrisy y Devastation, cierran el disco con la caña burra de siempre a la espera del bonus track, Wayfarer, que tiene la particularidad de que Fernanda muestra un registro vocal melódico en un corte que sirve un poco de experimento y que, algo más trabajado, habría ido bien en el disco para romper con la monotonía. Pero no me malinterpretéis, es caña burra de la buena. Nervosa muestran una evolución en cuanto a sonido, técnica y madurez que le dan un aire molón a este disco y hará las delicias de sus fans y de los seguidores del revival que está atravesando el Thrash Metal.

Nervosa esconden poca sorpresa, no creo que algún día nos salgan con un tema de 12 minutos con cambios de ritmos y pasajes atmosféricos. Lo suyo es la caña burra, el thrash primitivo y sencillote sin grandes complicaciones, pero que cunde para escuchar en un momento en el que uno busque una forma de canalizar su rabia. Sí es cierto que, como comentaba al principio, se aprecia una ligera evolución en el sonido de la banda brasileña, que suena más oscura y a su vez mucho más madura que en ese primer album. Lo que más me gusta de estas muchachas es que muestran un hambre y una ambición tremendas y eso lo transmiten en cada segundo de su disco. Solo por eso ya merecen que se les haga caso. Buen trabajo. (7'5/10)


Comentarios

Publicar un comentario

Twitter