Crónica: AC/DC en La Cartuja.


Es la primera vez que voy a escribir una crónica sobre la banda de mi vida, la que me vio crecer, aquella de la que te puedo enumerar todas las canciones de todos sus discos por orden de salida sin despeinarme ni tener ni siquiera que ponerme a pensar, aquella que llevan sufriendo amargamente mis vecinos a un volumen probablemente fuera de la legalidad durante años, y pensaréis que después de esta introducción no podré hacerlo de una manera objetiva porque me dejaré llevar por la pasión que llevo dentro, pero no, voy a contar lo que pasó sin distorsionar ni un milímetro la realidad.


No voy a profundizar en demasía en el tema de la salida de Brian con la consecuente entrada de Axl Rose, no lo voy a hacer porque llevamos mes y medio escribiendo ríos de tinta sobre el asunto. Es evidente que si tuviera que elegir entre ver al quinteto formado por los hermanos Young con Cliff, Phil y Brian Johnson (a los cuales vi dos veces en la gira de “Black Ice”) lo preferiría al actual, es lógico, pero también digo que no hay nadie que pueda hacer un mejor concierto de AC/DC actualmente que los cinco señores que se subieron al escenario el pasado martes 10 de Mayo en Sevilla. Axl Rose, Stevie Young y Chris Slade son ya parte de la historia de AC/DC, y al que no le guste tiene todo el derecho del mundo a quedarse en su casa, faltaría más, pero los que fuimos vivimos una noche mágica que ahora relataré con detalle.

Amenazaba lluvia en la ciudad hispalense pese a que la tarde anterior brilló el sol a ratos con intensidad, y efectivamente la gran borrasca hizo efecto y el martes por la mañana fue una cortina de agua lo que hizo peligrar ligeramente que el concierto pudiera realizarse con total normalidad. Pero al igual que ocurriera 3 días antes en Lisboa la suerte estaba del lado de las miles de personas (unas 60.000) que se acercaron al Estadio Olímpico de La Cartuja y partir de las 5 de la tarde la lluvia dejo paso a una tarde nublada con una temperatura agradable (algún(a) sevillano(a) me dirá que hacía frío, pero es que están muy mal acostumbrados :P) 

A las 18.20 se abrieron las puertas del estadio, aunque se fue llenando muy poco a poco (al entrar de los primeros no fui consciente, pero hubo muchas quejas de gente que llegó más tarde debido a las aglomeraciones y a ello sumando el fallo en los lectores de los códigos de barras de las entradas que hizo que gran parte del público se perdiera a los teloneros y en consecuencia que el concierto empezara 20 minutos más tarde de la hora prevista, que por una vez no fue culpa del cantante pelirrojo) alcanzo el lleno casi absoluto sobre las 10 de la noche.

Y es a esa hora donde empieza la magia del Rock n´ Roll, se apagan las luces ante el grito enfervorecido del respetable y empieza la intro ya conocida de su “Rock or Bust World Tour”, la gente se abraza, se mira con ansia esperando a que empiece el ritual, caras de felicidad absolutas, hasta que el meteorito colisiona contra la Tierra y hace que salga pirotecnia en cantidades industriales por todos los rincones del escenario, sale el pequeño diablo vestido de colegial y arranca con los primeros acordes del tema que da título a su último álbum, y después aparece Axl Rose para sentarse en su trono (menos ostentoso que el de su gira con los Guns n’ Roses) y dejarnos a todos con la boca abierta hasta el suelo, sus épocas oscuras han pasado a mejor vida, este hombre vuelve a cantar como en su mejor época Gunner, cosa que se confirma con el segundo tema “Shoot To Thrill” (mi canción favorita, no de ellos, sino de toda la puñetera historia del Rock), cantar cualquier tema perteneciente a “Back in Black” es un reto, porque Brian Johnson nunca cantó mejor que en ese disco, porque los tonos vocales son de una dificultad fuera de lo normal y el jodido Axl Rose las interpretó como probablemente el cantante de la eterna boina no lo hiciera desde la gira de “The Razors Edge” o “Ballbreaker”, en este punto me acordé de las personas que devolvieron su entrada por considerar que este concierto no era AC/DC en estado puro, y me acordé de que cuando Angus Young y Axl Rose ya no puedan estar encima de un escenario echaremos las manos a la cabeza, porque al igual que Lemmy un día no estarán, y ese día es el que hay que dejar a ver a estos genios de la música, no ahora, siempre hay que ver el vaso medio lleno y no medio vacío, no se pueden desperdiciar los últimos coletazos de las auténticas leyendas.

Hell Ain’t A Bad Place To Be” y la hímnica “Black in Black” continuaron el show, que como dato he de decir que las 5 veces que vi a los australianos debe ser la que menos enchufado noté al público (tengo recuerdos tanto de Barcelona 2015 como de Sevilla 2010 en que la pista era un puñetera caldera a presión), en según qué partes del concierto vi a gente bastante parada (ya no entro en el detalle de la obsesión por grabar absolutamente todo con el móvil), es más a veces había temas que prácticamente solo cantaba yo de toda la gente que me rodeaba (que sí, que la gente va a escuchar las 12 de siempre, si no las cambian porque siempre tocan lo mismo, y si hacen algo distinto no canta ni se mueve nadie, curioso…)

Got Some RNR Thunder” es el tema menos inspirado del repertorio, y la única que me sobra porque supone un bajón en la intensidad abrumador, pero que más da si después viene la tripleta formada por “Dirty Deeds Done Dirt Cheap”, “Rock n Roll Damnation” (la cual no tocaban desde 2003 y que a mí me flipó escucharla en directo, mientras hubo gente que lo que más gritó en ese tema fue cuando Axl Rose se quitó el gorro, sin comentarios…) y la celebérrima “Thunderstruck” que levanta a un muerto de su ataúd, con un Axl Rose arrollador mientras Angus se movía como un poseso con su Gibson SG negra haciendo el solo el show a nivel visual, pero si alguien puede levantar un dedo y hacer gritar a un estadio entero ese es este señor de apenas 1,60 metros de estatura, genio.

Durante el break intermedio de “High Voltage” hizo el amago de su habitual striptease (hasta esta gira) que se quedo en un par bailes y una autentica masturbación del mástil de la guitarra con su corbata. “Rock n´ Roll Train” es probablemente la mejor canción que hicieron en el siglo XXI y así se puede ver, no sale de los setlist,  y la gente la canta y se desgañita como si fuera un clásico salido de los 70’.Baja la campana, y eso que significa? “Hells Bells”, pero no un “Hells Bells” cualquiera, no, mis ojos se salían de las orbitas cuando escuché a William Axl Rose hacerla en el tono del disco, unos alaridos que aquello no debe ser bueno para ninguna garganta humana, no sabía si saltar, llorar, subirme al escenario y darle un abrazo, se me puso la piel de gallina, no sé cómo definirlo en palabras, fuera de serie.

Otra de las novedades fue “Givin’ the Dog  a Bone” y como ocurrió en “Damnation” juraría que la mitad del personal no se la sabía, es más la gente me miraba raro por saberme hasta la última estrofa de la letra y saltar como un poseso (no era el único, en el otro lado de la pasarela sé de la existencia de otro fanboy obseso como yo que también se la cantó entera)

Y entramos en la traca final “Sin City”, el mejor estribillo del rock n’ roll también conocido como “You Shook Me All Night Long”, la estimulante hasta límites insospechados “Shot Down in Flames” con ese solo de guitarra de Angus rasgando las cuerdas con la púa hasta hacerla picadillo. “Have a Drink on Me” cerraba el capítulo dedicado al segundo disco más vendido de la historia, con 6 de sus 10 temas en el repertorio, lo máximo que nunca hemos escuchado, un regalo divino.

La marcial “TNT” acababa por sobrecalentar el ambiente, algunos ya se echaban las manos a los oídos porque los decibelios de un concierto de AC/DC fijo que no los recomienda ningún médico, “Whole Lotta Rosie” es un tema que Axl se tiene ya muy aprendido (lo tocaba con los Guns n’ Roses desde hace 30 años) y se nota, sonó con un empaque tremendo, más allá de que es de las mejores guitarras escritas nunca jamás escritas por Angus en dura competencia con la siguiente “Let There Be Rock”, que siempre me pareció una canción hecha para el directo, la versión de estudio palidece ante semejante lección de ritmo (aquí es donde quiero hacer mención al trío formado por Cliff, Stevie y Chris que no por estar más escondidos y ser menos mediáticos son menos importantes, ese muro de sonido infranqueable que tiene AC/DC es gracias a la gente que está atrás sin hacerse notar mucho, pero que son unos puñeteros fenómenos) Angus acabó haciendo su solo encima de la pasarela, la cual se levantó para elevarlo a la altura donde todo el estadio pudiera verlo, se revolvió cual largartija a sus 61 años, se tiró al suelo, bailo, exprimió el mástil de su guitarra hasta dejarse los dedos en ella y finalmente una explosión de confeti salió de su alrededor para acabar de provocar el orgasmo a todos los asistentes, como dirían los Stones  “It’s Only Rock N Roll But I Like It “

La banda se iba momentáneamente pero se sabía que volverían. Fuego, humo, Angus saliendo de los avernos, era tiempo para el gran hit de la banda  Highway to Hell“ el escenario se tiñó de rojo y la gente usaba sus últimas fuerzas para brincar durante el estribillo, que debe ser de lo más celebrado que se puede vivir dentro de un concierto, pocas cosas le pueden hacer sombra o igualar a esto.  Riff Raff” se coló en los bises gracias a la insistencia de Axl, ya que es otro de los temas junto a “Rosie” que siempre hizo con su grupo en directo, me parece soberbio y una verdadera pena que llevarán 37 años sin tocarlo en un escenario, tiene una fuerza “like a hurricane”. 

Salían los cañones, esto llegaba a su fin, en este punto tuve una confluencia de sensaciones, el éxtasis se juntó con incertidumbre al no saber si era la última vez que iba a ver a mi grupo favorito encima de un escenario, la emoción se apoderó de mí e hizo que casi me saltaran lágrimas en los ojos (cosas de fans) y al grito de “Fire” empezó la parte acelerada del tema, que desde aquí pido perdón si tiré a alguien al suelo, si le metí el codo a alguien en la cara, no era yo, era el “Rock n Roll Rhythm” que me poseyó hasta que el último cañonazo explotó y todo se acabó.

Y hasta aquí el relato de un fanático de la banda que no quiso entrar en debates y broncas sobre quien cantaba y dejaba de cantar y disfrutó de 5 músicos estratosféricos haciendo himnos apoteósicos mientras una multitud gozaba de estar viendo otro capítulo más de la historia de la música. Y el que prefiera entrar en las redes sociales a montar gresca que lo haga, y a los 60.000 que estuvimos en Sevilla ojalá lo disfrutarais como yo lo hice, eso sería síntoma de que lo pasasteis en grande. LET THERE BE ROCK!!!

Cróncica escrita por Jano Carbia

Comentarios

  1. No me extrañaría que hayas tenido algún que otro orgasmo escribiendo la crónica...muy buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que un poco de excitación si que había jaja. Muchas gracias

      Eliminar
  2. Fue un setlist apoteósico, y un gran homenaje a Brian, Malcolm y Bon en el mismo estadio donde vi a AC/DC por primera vez con la formación completa.

    ResponderEliminar
  3. Genial la crónica, io soy argentino y vivo en extremadura..compre las entradas en diciembre, hasta ese momento..contaba con brian en la voz, meses despues se confirmaria lo de Axl, lo cual me dio un poco de tristeza e incertidumbre..pasada esa noticia me dije: Pero que coño! es el unico concierto en el año en españa, cuando voy a poder verlos otra vez? Y con Axl cantando, tiene q ser algo que quede en la historia, no pude verlos en 2009 en Argentina, en River plate, algo que me dolio muchisimo..esto tenia q ser la revancha..y la verdad que disfruté como un niño ese martes 10 de mayo en sevilla, es una fecha q no olvidare..y honestamente digo, al ver a Angus como está, me quedo esperanzado, porque creo que le queda carrete para rato! Veremos si Brian se recupera y puedo ver a la banda con él y sino..Axl desde luego, que me cerró el pico a mi y a muchos otros, ole por él! Gracias Jano, por compartir tus sentimientos, creeme que io estaba en una grada muy atras, justamente compre una grada baja pensando en verlo de cerca,me lleve un chasco cuando vi q me iba para atras y atras del todo xD, pero eso no quito de que lo disfrutara al maximo! Un abrazo de un argentino Eicidicero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te hayas podido resarcir de no verlos el Argentina, y me alegro que no te echaras atrás con la baja de Brian, no hubieras vivido este concierto arrollador.

      Eliminar
  4. Ayer tocaron If you want blood, una de mis canciones favoritas de AC/DC y que raras veces la han tocado, ¡debieron incluirla en el setlist el martes!

    ResponderEliminar
  5. Una crónica muy buena; decribe la euforia que todo fanboy (y fangirl) sintió este pasado 10 de mayo. Solo añadir que sabías de dos fanboys obsesos que cantaron "Givin' the dog a bone" de principio a fin, y no a uno.
    Ojalá no sea el último concierto que hagan en nuestro país, pero de ser así, me alegro de haber estado ahí para vivir esta experiencia inigualable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Twitter