Crónica: Usnea en Sala Creedence, Zaragoza

Por primera vez en mi vida me pongo a escribir una crónica sin tener ni más remota idea de cómo empezarla…

Soy consciente de que voy a escribir sobre una banda muy poco conocida en nuestro país y que encima representa un género tan infravalorado en España como es el Doom Metal. Y claro, me gustaría mejorar las cosas y no empeorarlas con una crónica mal escrita, por lo cual la responsabilidad es enorme.


El domingo pasado tuve la suerte de ver en directo una de las bandas que más me impactaron últimamente, a los norteamericanos Usnea. El grupo se formó en 2011 y lo componen:  Zeke Rogers (batería), Joel Williams (bass y vocal), Jonny Lovingood (guitarra) y Justin Cory (guitarra y vocal). Tocan una fusíon de death, funeral doom, black y sludge metal, vamos, un abanico de estilos enorme pero ejecutado a la perfección y con total coherencia. Por cierto, como me contaron los chicos, el nombre Usnea proviene de una planta que crece mucho en los bosques de Portland, una simbiosis de hongo y alga que envuelve las ramas de los árboles. Es un nombre absolutamente perfecto, porque algo parecido hace la música de Usnea: es una simbiosis de estilos que envuelve con su magia a los que se atreven a escucharla y ya no les suelta jamás…

¡Vamos al grano! El concierto tuvo lugar en Zaragoza, en la Sala Creedence , un sitio que considero perfecto para este tipo de eventos. El ambiente es fantástico, las dimensiones perfectas y encima cuentan con un responsable del sonido que es una joya y no me cansaré de repetirlo.

El grupo venía de Portugal, así que a partir de las 17h quedamos en la sala para ir preparando todo y esperar a los chicos. Para decir la verdad, hubo un momento en el que nos echamos a temblar, porque se hacía bastante tarde. Pero al fin llegaron y después de las presentaciones de rigor y nuestra sorpresa al enterarnos de que Justin habla un poco español, enseguida empezaron a descargar el furgón. Y aquí nos dejaron boquiabiertos al ver el equipo que traen ¡era tremendo! El escenario es muy pequeño y después de colocar los amplificadores y la batería, por un momento parecía que el grupo tendrá que tocar debajo de él en vez de encima…

Pero como el trabajo se hizo entre expertos, todo se pudo arreglar y la prueba de sonido transcurrió sin ningún problema.  El problema surgió por otro lado: falta de público, aunque la hora del concierto se acercaba… Decidimos posponerlo media hora y los chicos del grupo se fueron a dar un pequeño paseo para tomar aire.

Todos conocéis la opinión de este blog sobre el apoyo a los grupos locales, poco conocidos y los conciertos en las salas pequeñas así que no voy a repetirme. Sólo os diré que siempre me da vergüenza ajena cuando los grupos han de tocar para cuatro gatos, cosa que por desgracia volvió a ocurrir en Zaragoza. A pesar de eso saltaron al escenario dando las gracias a los que han venido (“Lo agradecemos, ya sabemos, es domingo…”) Casi me echo a llorar…

Y… EMPEZÓ LA MAGIA. Nos dejamos envolver por un sonido atronador pero perfectamente nítido (fue uno de los grupos que mejor sonaron de todos que pude ver en la Sala Creedence). Los Usnea tienen la habilidad de crear ambiente casi antes de que empiece a sonar la primera nota. Los veis concentrados los primeros segundos antes de tocar y sabéis que está a punto de suceder algo grande. Y así fue. Empezaron por la tremendamente conmovedora Lying in Ruin, seguido por mi tema favorito Healing Through Death, que crea un ambiente brutal y te hace desconectar totalmente de todo lo que no sea la música. Luego llegó el turno de Lathe of Heaven y para terminar, Chaoskampf , el tema del que para variar me encanta la letra. (Para los que desconocen la materia, los temas son bastante largos así que el concierto duró una hora, no pensáis que nos dejaron después de 20 minutos ;-) No voy a analizar los temas porque ya sabéis que nunca lo hago por no sentirme capacitada para ello. Pero esta vez también porque es absolutamente imposible hacer análisis seca y concienzuda de doom metal, al menos en mi opinión. Aquí cada uno siente lo que siente y la percepción de la música es totalmente subjetiva…  Sólo os diré que los Usnea son unos músicos magníficos y espero que llegarán muy lejos. La pegada de Zeke es brutal, Jonny es un fenómeno en la guitarra. Aparte de la maestría con el bajo, Joel tiene unos guturales que llegan hasta el alma y como si esto fuera poco, cuando se le une la voz desgarradora de Justin y el sonido de su guitarra, te hacen levitar. Os dejo una pequeña muestra de lo que hace Usnea. Pero os aviso que no hay vídeo ni disco capaz de trasmitir el ambiente que se crea cuando estos chicos tocan en directo.


Terminado el concierto llegó la hora de (como no) las copas, intercambio de regalos y abrazos y hacer amistades. Entre el público se encontraban las bellísimas Rock Sisters (no extraña, porque están metidas en todos los fregaos ;-) y por supuesto causaron furor de tales dimensiones que incluso el día siguiente por la mañana, antes de salir hacia Francia, los chicos las estaban recordando.

Otro mérito tuvo Joel, bebiendo “a la americana” whisky y cerveza, a dos manos y nos dejaba a todos perplejos (se entiende por qué amo a los bajistas ¿a qué sí?) También hubo una cena de fusión vegano – vegetariano- carnívora, pero por supuesto regada con cerveza, aquí no había discordia ninguna. Y bien entrada la madrugada por fin llegó la hora de descansar…  Me llevo un día y un concierto inolvidable y sobre todo, la alegría de tener nuevos amigos.

Para terminar me gustaría volver a dar las gracias a Zeke, Joel, Jonny y Justin por su profesionalidad y su simpatía (Thank you guys, we had really great time with you and we´ll miss you!) a Roberto por su fantástico trabajo en la mesa del sonido y a Héctor por traernos joyas como Usnea.

Si queréis descubrir a Usnea, os dejamos su página web, su Bandcamp para que los escuchéis y su Facebook oficial. No os los perdáis.


Comentarios

Publicar un comentario

Twitter