Crítica: Fear Factory - Genexus

Nuestros fans favoritos de Terminator y Robocop han vuelto. 3 años después del más que decente The Industrialist, Fear Factory nos vienen con Genexus, su noveno album de estudio. Los de Burton C. Bell y Dino Cazares son otros de fórmula fija. Riffs revientamuñecas, cambios de voces entre gritos y partes melódicas y esa batería que suena como una máquina de escribir... y que no nos los cambien, joder.

Siempre he pensado que esta banda está infravalorada, porque joder, estos tíos fueron unos putos pioneros. Empezaron cercanos al death metal y luego fueron de los primeros en añadirle a su música sonidos en plan "futurista" de lo que hoy conocemos como metal industrial y en alternar voces semiguturales con otras más limpias y melódicas por parte de Burton. Lo que me mola de este tío es que lo hace siempre manteniendo un nivel de fuerza y agresividad. No como la mayoría de voces limpias que oyes hoy en día que convierte un tema aplastacerebros en una mariconada lacrimógena. Y bueno, más allá de eso, han mantenido un digno nivel discográfico durante su carrera, teniendo los dos discos sin Dino (Archetype y Transgression) como únicos puntos bajos, con dos obras maestras del metal extremo como Demanufacture y Obsolete y con unos dignos últimos trabajos, Mechanize es un hostión en toda la puta cara y The Industrialist, que se mantiene a buen nivel pese a contar con una batería programada, lo cual le resta puntos. Pese a todo, son una banda ciertamente respetada y poco más. Pues bueno...

Repasada su historia, vamos con este Genexus. La portada es cutrona, como de costumbre. Tenemos un mini Iron Man en construcción, sin pintar... a lo español. Lo dejamos todo pal final, nos pilla el toro... y cachis... nos queda el Iron Man a medias en la portada... nada, cutrona. Pero vamos, que la de Mechanize era otro truño y el disco me partió por la mitad, así que nada. Si lo de dentro cumple, os lo perdono...

 

Los discos de estos tipos son como un película de ciencia ficción, desde la intro de Autonomous Combat System ya nos dejan la sensación de que las máquinas han vuelto a por nosotros y que estamos jodidos, el tema sigue Fear Factory 100%, redobles de máquina de escribir y riffs rompemuñecas de Dino. Nada nuevo, buena señal. La producción me suena algo más potente que en el anterior disco, con un sonido algo más grueso, no sé... la temática del disco describe una nueva fase en la evolución del ser humano, en la que el hombre evoluciona hacia un ser casi mecánico y llega a un punto en que las diferencias entre un hombre y una máquina son prácitcamente invisibles o algo así. En lo musical, el disco va avanzando por todos los recursos típicos de los Factory, ya faltos de la frescura de antaño, pero cargados de mala hostia. Al menos no tengo la sensación de frialdad que transmitía The Industrialist y eso es bueno. Los dos primeros temas se quedan en correctos, pero la cosa sube con Dielectric y sobre todo con Protomech, dos temas con mala hostia de la burra, aura Obsolete total y revientacuellos. Entre esas dos está Soul Hacker, que me supo a poco cuando la escuché como primer single, pero a base de escuchas y de catarla en directo me ha acabado entrando como un muy buen tema, sigo sin cogerle el punto al estribillo pero sí me gustan las estrofas medio rapeadas con el estilo habitual de Burton. Si es que el tío lo parte... en el tema título tenemos un Mike Heller que se deja los huevos desde la batería y al Burton más cabreado del disco, dejando un temazo envuelto por una atmósfera brutal de peli de ciencia ficción. El resto de temas siguen por el mismo camino, sin novedades. Y así hasta el cierre con Expiration Date, tema de 8 minutos, siendo algo habitual en los californianos cerrar el disco con un tema largo. Este último tema suena todo muy electrónico, como si finalizara esa fase de evolución y hombre y máquina estuvieran unidos en uno. Como canción no es gran cosa, algo cargada de electrónica, pero sirve para cerrar el concepto del album.


En fin, tenemos otro disco más de los enormes Fear Factory que sigue por el sonido habitual de los de Los Ángeles. Una cosa es evidente y es que estos no se han vendido ni han renunciado a su estilo, así como otros han cargado sus discos de electrónica barata o de ritmos más comerciales. Burton y los suyos pueden haber bajado el nivel alguna vez como es normal, aunque vayan de terminators, son humanos. Pero siempre han sonado a Fear Factory y este Genexus no es excepción. Si no te gustan Fear Factory, vete a la reseña de Powerwolf o busca otra cosa porque no es tu disco, y si te gusta Fear Factory pues dale, joder, que son 10 cojonudos temas nuevos de los putos Fear Factory. ¿Si mejora a The Industrialist? De primeras te digo que sí, ligeramente. Pero dame unas semanas para ver como aguanta el paso del tiempo... (8/10)

Comentarios

  1. Me ha encantado, lo he oido una vez y media, pero creo que es de los mejores de los últimos años. Regenerate me encanta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Twitter