Testament + Exodus en Españistán.

VERGÜENZA, DESILUSIÓN E IMPOTENCIA

Nuestro buen amigo @JoseMena93 noscuenta lo que pasó en el concierto de Testament y Exodus en Málaga. Tiene tela el asunto, desde aquí queremos informar y denunciar este tipo de situaciones para que no vuelvan a ocurrir.

Llegó el día de los thrashers andaluces, muy ilusionados entramos (más tarde de lo planificado) en la Sala Paris 15, y un servidor se puso en primera fila. Exodus salió atronando la sala, con carisma hacia el público, dándolo todo, sonido brutalmente ensordecedor como se pudo apreciar en Blood in, blood out o Iconoclasm.

Tocaron 8 canciones y llegó la novena, Bonded by blood, pero para nuestra sorpresa a los segundos se cortó la luz, quedando la sala oscura y sin sonido. Los técnicos usaban linternas e intentaban solucionar el problema, la tensión entre el público se originó, pero al cabo de unos minutos volvieron a salir. Lo intentan otra vez, Bonded by blood duró unos pocos segundos de nuevo. Al ocurrir esto una segunda vez la indignación aumenta y la preocupación de si Testament tendrá el mismo problema o no. Exodus humildemente se disculparon y se fueron obligatoriamente, el tiempo programado ya le pertenecía a la gran banda de la noche.

Tardaron una hora y cuarto en salir Testament, los micrófonos no se oían y se requirió tal tiempo hasta que lograron hacerlos sonar. Over the Wall invade la sala bestialmente, la multitud llena de ilusión lo daba todo, hasta que en un lapso de segundo se cortó el sonido (esta vez la luz sí permaneció encendida), los espectadores se desesperaban, pude ver unas mejillas bañadas en lágrimas. Los miembros de Testament se sentaron a beber cerveza con paciencia esperando que se solucione la tragedia, mientras Chuck Billy compartió unas cervezas con nosotros. Los minutos pasaban, la banda perdía más tiempo para tocar y las esperanzas en el público menguaban. Al cabo de muchísimos minutos eternos, vuelve el sonido y lo intentan otra vez. Pero no retomaron Over the Wall, tocaron Rise up y lograron hacerla entera, al igual que The Preacher y la siguiente First strike is deadly. Se había agotado mucho tiempo de lo firmado en el contrato y Chuck Billy anunció: “One more song ok?”. Into the pit suena con brutal energía, pero antes de llegar el primer estribillo los micrófonos dejan de sonar (aunque los instrumentos esta vez se mantuvieron) y Chuck Billy pierde la paciencia e indignado se retira del escenario y no volvió a aparecer en toda la noche. Alex Skolnick y Eric Peterson se quedan a los micros pero no se les oía absolutamente nada, el público pasó a ser el vocalista en el estribillo, vamos que la canción resultó ser instrumental. La vergüenza, la indignación, la desilusión y la impotencia fueron extremas. El bajista Steve DiGiorgio de Testament se quedó solo al frente del público ya que sabía chapurrear algo de español y nos pidió mil disculpas, su humildad y lo agradecidos que están de que nosotros acudiésemos aquella noche. Nos preguntó si queríamos que tocasen sin voz, y para terminar la banda (sin Chuck Billy) salió al escenario y toco The Formation of Damnation en versión instrumental. Tres fans saltaron al escenario enfadados y comenzaron a hacer headbanging, los de seguridad tardaron demasiado en sacarlos de allí… uy pero que escribo, si no los echaron sino que luego volvieron a saltar hacia el público. Peterson nos incitó a hacer un moshpit, y eso fue lo último que hicieron para que el “concierto” resultase menos desastroso, aunque desde hacía bastante tiempo ya no había nada que hacer. 3 temas en condiciones con voz y todo escuchamos de los 15 que nos traía Testament, y 8 de los 11 que traía Exodus.

DiGiorgio vuelve a mostrar las disculpas durante varios minutos por lo sucedido y la banda se retiró por completo. A continuación sale un encargado de la sala, pidiendo perdón y diciendo que están tan jodidos como nosotros, que no saben dónde está el problema técnico y que emitirían un comunicado en Facebook al día siguiente. El público en ese momento mostró su indignación hasta el extremo final, arrojando vasos al escenario y abucheando. Posteriormente, una multitud hacinada pedía hojas de reclamaciones ya que no nos devolvían el dinero y dijeron que no tenían, cuando el hecho de no tener hojas de reclamaciones ya es denunciable. Fuera había muchos coches de policía y entraron algunos en la sala en busca del responsable de esta catástrofe, que hubiera podido ser mucho peor si la gente no se comportase de forma civilizada. Lo único que podemos hacer es denunciar el caso en la oficina de consumidores, solo si todas las víctimas juntas en masa denunciamos conseguiremos hacer efecto y que no quede así la catástrofe. Jamás volveremos los metaleros andaluces a pisar esta sala, jamás.

El problema resultó ser de la misma sala o de la instalación eléctrica de la zona, la línea vocal abierta va aparte y estos técnicos tan profesionales que están trabajando en unas bandas de 30 años no pudieron hacer ningún milagro en el desastroso sistema eléctrico de la sala (recuerdo que no solo se fue el sonido sino la luz también al principio). Por tanto Testament, Exodus y sus equipos técnicos no tuvieron la culpa de la mala organización de la Sala Paris 15, ellos se fueron tan mal como nosotros, y casi el total de los fans con cordura presentes los entendemos. Vergüenza, desilusión e impotencia es lo que sentí aquella noche en ese orden, ojalá volvamos a ver estas magníficas bandas de thrash metal en otro lugar preparado más al norte de Málaga, la cual no está preparada para organizar conciertos de esta alta talla.

Gracias a las dos bandas por venir al sur, por vuestro respeto, por vuestra humildad, por vuestras disculpas, por vuestra paciencia… Muchas gracias.

Comentarios

  1. "Málaga no está preparada para conciertos de talla alta"
    En Málaga en los últimos años (incluido este) ha venido gente como: Steve Vai, Satriani, Mark Knopfler, Napalm Death (x2), Hatebreed, The Exploited, Exhumed, Madball, Strife, Sick of it All, Biohazard, Agnostic Front, H2O (seguro que me dejo algunos más) y lo que esta por venir este año (Cannibal Corpse, Suicide Silence, Placebo, Cancer Bats...)
    Una cosa es que la Paris 15 sean unos chapuceros y otra muy diferente es que por ello se juzgue a las demás salas y recintos sin saber.
    Dicho esto, espero que todos los afectados recuperen su dinero y se tomen las medidas pertinentes al respecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez el cabreo que llevaba nuestro compañero tras el esperpento vivido en la Paris 15 hizo que se excediera con esa frase. De todas formas lo importante del post está en eso, informar de lo ocurrido y que se tomen las medidas necesarias.

      Eliminar
    2. Sí, mi intención no era juzgar las otras salas de Málaga. Esa frase se me coló por la indignación. Con todo lo que he dicho solo me refiero a la Sala Paris 15.

      Eliminar

Publicar un comentario

Twitter