Orchid

Bueno, en este bloguete personal voy a incluir un apartadete dedicado a bandas poco conocidas, sean de nivel local, nacional o internacional que yo (que para algo es mi puto blog) considere que merezcan un reconocimiento mayor. Es el caso de los heavy-doomers californianos Orchid. Una banda con dos putos discazos en su repertorio que practican un metal con influencias muy fuertes de los primeros Black Sabbath (De hecho su nombre viene del tema del Master Of Reality de los papis del heavy puto metal). Lo primero que os pediré de cara a esta sección es que no hagáis ni puto caso de las etiquetas de los huevos y le déis un buen repaso a los enlaces que compartiré antes de juzgar a la banda.




Formados en 2007 por Theo Mindell (voz), Mark Thomas Baker (guitarra), Keith Nickel (bajo) y Carter Kennedy (batería), se estrenaron con un EP llamado Through the Devil's Doorway en el 2009 y al cabo un par de años dieron luz a su primer LP llamado Capricorn. Un trabajo sencillo, oscuro, lento pero muy currado y con una sobriedad enorme. Con unos riffs que podría haber firmado el mismísimo Tony Iommi (o no, pero fijo que a él le molan). Temas tremendos como Capricorn, He who walks alone o Masters of it all conforman un debut solidísimo que recibió una gran respuesta por parte de la crítica que los alzó como los grandes herederos del sonido de Black Sabbath.

 

Ya en 2013, dieron un toque más heavy a su sonido y sacaron el brillantísimo Mouths of Madness, un discazo del santo copetín (gracias amigaza por el término) que, siguiendo el estilo de Capricorn, mejoraba lo presente con temas cojonudos como el tema-título (ese riff inicial vale oro), Marching dogs of war o leave it all behind en los que la banda adopta un sonido algo más personal, acercándose incluso al rollete stoner en algunos momentos concretos pero sin dejar de lado sus evidentes influencias.

 

Habrá quien los ponga a parir por ser simples clones de la banda de Birmingham, opinión totalmente respetable y no del todo exenta de razón. Yo los considero un grupo ideal para escuchar un buen rato de música elaborada y trabajada, olvidando si es una banda original en su propuesta o no. Ideales para una noche de tranquilidad y reflexión interna con una banda sonora de lujo, con esta gente que tiene un gusto tremendo por los buenos guitarrazos y un sonido que rezuma olorcete a clásico. Black Sabbath tienen sustitutos y el futuro puede ser suyo, estamos hablando de Orchid.





Comentarios

Publicar un comentario

Twitter